ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 9 de julio de 2011
Crítica:Face Contact | ARTE | EXPOSICIONES

La construcción de la identidad

Archivado en:

Analizar el estrecho y poderoso vínculo que se establece en todo retrato fotográfico entre el espectador y el sujeto fotografiado es la base sobre la que se construye Face Contact. Se trata de la exposición colectiva que PhotoEspaña dedica en cada edición del festival a explicitar y desarrollar el tema elegido para la sección oficial y que en esta ocasión aparece centrado en el retrato y la comunicación. Podría decirse que más allá de la exploración estricta del vínculo antes enunciado lo que propone esta muestra es presentar el modo en que una serie de artistas han abordado conscientemente esa condición del retrato para alterar y desplazar el juego de transacciones que necesariamente se instituye entre artista, espectador y retratado. Así es como funciona la apertura y cierre de la exposición, con una serie de obras que interpelan directamente al observador y optan por hacer patente esa estrategia de alteración y desplazamiento. Las tres primeras propuestas que encuentra el espectador son rotundas en este sentido: de Juan Downey la fotografía frontal de un indio yanomani de la selva amazónica que nos mira a través de la cámara con la que nos filma, invirtiendo así la jerarquía de la mirada colonial; una pieza de Luis Camnitzer consistente en un marco vacío con una leyenda escrita en la base que da título a la obra, "esto es un espejo. Usted es una oración escrita"; y una serie de fotografías de la artista Shilpa Gupta que se retrata a sí misma con indumentaria militar y negando toda mirada y comunicación con el espectador. Y cerrando la exposición una rotunda obra de Mona Hatoum que presenta un espejo sobre cuya superficie aparece grabada la frase "usted está todavía aquí". Un bucle que abre y cierra el montaje de la muestra imponiendo un efecto de distanciamiento que obliga al espectador a tomar conciencia en todo momento del alcance y las implicaciones del trasvase de miradas que pone en juego la práctica del retrato. En cierta manera, son obras que interpelan directamente al observador y a través de la pregunta implícita que plantean pasan a poner en primer plano la cuestión de la identidad, tanto la de quien mira como la de quien es mirado. Es esta una cuestión fundamental en la que se vuelca con claridad y amplitud de visiones el cuerpo central de Face Contact al proponer un acercamiento de conjunto al modo en que la identidad se afirma, se oculta, se mimetiza o se transforma. Específicamente plantean el tema obras como el vídeo de Kan Xuan en el que la artista va gritando su nombre mientras corre por los pasillos del metro de Pekín; los conocidos y muy difundidos trabajos de Marta Soul y Cristina Lucas; la pieza de Liliana Angulo titulada Negro utópico; o, por último, las excelentes series fotográficas tanto del Colectivo MR como de Dulce Pinzón que con su propuesta La verdadera historia de los superhéroes aporta una interesante y destacada nota de ácido humor. Otra sutil forma de abordar la identidad en la exposición es la que se va desvelando a través del tratamiento de la violencia, bien cuando esta emerge en el propio retrato bien cuando se expresa sobre y en el retratado. La violencia como contexto que actúa y presiona día a día sobre la identidad está en los respetables y cotidianos personajes que retrata Ananké Asseff pistola en mano en el interior de sus domicilios, se expresa también en los rostros y actitudes de los agentes encargados de vigilar a la opositora cubana Yoani Sánchez cuando esta los sorprende con su cámara; habla desde las caras golpeadas de las maltratadas que retrata con clasicismo Libia Posada; o se concentra sintéticamente en la gasa que cubre el rostro del cadáver de una mujer afgana tras su suicidio en la foto de Stephanie Sinclair. La exposición presenta también dos amplios proyectos en torno al autorretrato y la autorrepresentación a los que el comisario de la muestra Gerardo Mosquera presta y dedica especial atención. Se trata de Quinceañeras, un amplio e interesante análisis de la iconografía con la que se autorrepresentan las jóvenes cubanas en las celebraciones que llevan a cabo al llegar a los 15 años, y de una instalación acertadamente envolvente que muestra grabaciones alojadas en la web beautifulagony.com donde la gente puede subir vídeos de sus orgasmos con la única condición de que sólo aparezca el rostro. Dos propuestas que vienen a mostrar la estrecha e íntima relación que existe entre mecanismos de autorrepresentación y procesos de construcción o afirmación de la identidad.

Face Contact

Teatro Fernando Fernán Gómez

Centro de Arte. Plaza de Colón, 4. Madrid

Hasta el 24 de julio

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con

Sin título (2006), de Shilpa Gupta.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana