Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector pesquero pide una rectificación a Sanidad por una "alarma innecesaria"

El sector pesquero reaccionó ayer con irritación a la recomendación de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN) que desaconseja el consumo de pez espada, tiburón y atún rojo en embarazadas, mujeres en periodo de lactancia y niños menores de 3 años por su alto contenido en mercurio.

La ministra de Sanidad, Leire Pajín, intentó quitarle hierro al asunto y defendió que los ciudadanos pueden "consumir estos alimentos con plenas garantías", ya que la advertencia de la AESAN es "solo un consejo para que determinadas poblaciones sean más cuidadosas en su alimentación y eviten riesgos".

La Asociación Nacional de Armadores de Buques Atuneros y la de Fabricantes de Conservas ha aclarado que la recomendación se refiere exclusivamente al atún rojo, que se captura en el Mediterráneo y se consume fresco. Las conservas se elaboran con atún claro, atún blanco y bonito del Norte, tres especies de túnidos tropicales fuera de sospecha, ya que proceden del Océano Pacifico, Índico y Atlántico. Juan M. Vieites, el secretario general de los conserveros defiende que el atún enlatado cumple escrupulosamente la normativa vigente sobre los niveles de mercurio tolerables y añade que los beneficios del pescado son indudables: "Nuestros productos no solo son saludables sino que tienen importantes propiedades nutricionales. El atún claro contiene proteínas y omega 3, el gran protector del sistema cardiovascular".

Pajín asegura que estos alimentos se pueden consumir con plenas garantías

Javier Garat, secretario general de la Confederación Española de Pesca (Cepesca) y presidente de la Asociación de Organizaciones Nacionales de Empresas Pesqueras de la UE, cree que se "ha creado una alarma innecesaria", al aplicar unas recomendaciones más estrictas que las emitidas por la Comisión Europea, que indica limitar el consumo de atún (sin especificar el tipo) a dos ingestas por semana y el de pez espada o tiburón a menos de 100 gramos semanales para ese colectivo.

Pedro Jiménez, de la organización de productores de túnidos y pesca fresca de Tenerife Islatuna, se queja también de un "exceso de celo" por parte de las autoridades: "La tendencia es a prohibirlo todo", afirmó Jiménez, que recordó que la pesca del atún rojo está muy mermada debido a las cuotas establecidas por la Unión Europea para preservar la especie. "En la primera semana de campaña de este año ya agotamos la cuota", explicó Jiménez. De las 2.400 toneladas de atún rojo que corresponden a los pescadores españoles, 29 son para las islas Canarias (un 1,2%).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de julio de 2011