ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 26 de junio de 2011

Merkel reforma la ley electoral

La canciller alemana y sus socios liberales enmiendan el actual sistema de escaños adicionales, que permite obtener más diputados con menos votos

La coalición de Angela Merkel ha alcanzado un acuerdo interno para reformar la ley electoral alemana. Quieren presentarla ante el Parlamento federal (Bundestag) durante la misma semana en que concluirá el plazo de 3 años fijado para ello por el Tribunal Constitucional. En 2008, los jueces de Karlsruhe dictaminaron la inconstitucionalidad parcial del derecho electoral alemán y conminaron a su reforma antes del mes de julio de 2011.

Los democristianos de Merkel y sus socios liberales en el Gobierno de centro-derecha que ganó los comicios de 2009 han pactado enmendar el actual sistema de escaños adicionales en el Bundestag. La normativa induce la paradoja de que un partido pueda aumentar el número de escaños gracias a la pérdida de votos.

El Tribunal Constitucional falló en 2008 en contra del modelo vigente

En las elecciones alemanas se emiten dos votos: el primero (erststimme) va directamente a un candidato con nombre y apellido. Un diputado por cada una de las 299 circunscripciones electorales. El segundo (zweitstimme) va a un partido. Se presentan con una lista cerrada por cada Estado federado o land. Así se eligen otros 299 diputados.

Pero no es raro que los votantes repartan sus votos entre dos opciones políticas diferentes. Los 299 representantes elegidos directamente permanecen en la Cámara a toda costa, así que cuando un partido obtiene en un land más mandatos directos que escaños a través de las listas, se crean los llamados escaños adicionales.

Los escaños obtenidos a través de las listas se reparten proporcionalmente entre los candidatos de todo el país. Cuando la lista de un partido gana un escaño en un land, otra región lo pierde, posiblemente a costa del mismo partido. Gracias a los escaños adicionales, un partido puede beneficiarse de perder votos en un land donde ya cuenta con más mandatos directos de los que obtendría por sus listas: pese a la pérdida de segundos votos, conservará siempre los escaños adicionales y sus listas en otro land pueden verse favorecidas.

Pero el Tribunal Constitucional sentenció que este sistema llevaba a "resultados arbitrarios" en las elecciones e instó a su reforma.

Según adelantaban ayer diversos medios alemanes, el Gobierno quiere dar ahora a cada land un número fijo de diputados y evitar con ello este efecto positivo de la pérdida de votos. La oposición de centro-izquierda pide una reforma más profunda. Merkel no ha tocado el asunto porque el actual sistema beneficia a su coalición. Su partido obtuvo en 2009 24 escaños adicionales.

La canciller, Angela Merkel, y el líder de los liberales, Philipp Rösler, el miércoles en Berlín. / THOMAS PETER (REUTERS)

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana