Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:MÚSICA / Discos

Jorge Ilegal y los Magníficos

¿Qué lleva a un aguerrido rockero a dejarlo todo y dar forma a un proyecto con el que sumergirse en la música latina previa al advenimiento del rock? En el caso de Jorge Martínez parece que la necesidad de recuperar unos ritmos, hoy olvidados, con los que se forjó como músico de orquesta antes de que su grupo, Los Ilegales, echara a andar. Así que ha dado forma a un disco en el que chachachás, boleros, tangos o joropos sirven de base a nuevas composiciones, con letras actuales, algunas versiones añejas (magnífica lectura de Bésame mucho) y un capricho (Miradla, de Humet) que nos trasladan a un tiempo, seis décadas atrás, en el que la música popular ya sabía de electricidad, pero no de invasión anglosajona (o solo lo justo). Hay mucho de necesaria arqueología mediterránea en este trabajo, valiente y arriesgado.

Jorge Ilegal y los Magníficos

Jorge Ilegal y los Magníficos

Pop Up Music

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de junio de 2011

Más información

  • Jorge Ilegal y los Magníficos