Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:ARTE / EXPOSICIONES

Vueltas a la tuerca

El arte contemporáneo, en su línea conceptual, se interna a veces por unos caminos tan complejos, que hacen que lamera ekphrasis de una exposición pueda llevarnos a añorar a un nuevo Filóstrato. Hablamos de la, por lo demás, interesantemuestra que presenta el grupomexicano Tercerunquinto. Formado en 1998 en Monterrey por Julio Castro, Gabriel Cázares y Rolando Flores, su trabajo gira en torno a proyectos en los que se alteran los límites entre autoría, realización, documentación, recepción, distribución y reedición de las obras. Lo que se nos ofrece en concreto, bajo el título de Otros fueros, es una cuidadosamente montada selección de seis de sus proyectos. El primero, concebido para el Museo Universitario de Ciencias y Artes (México, 2004), convertía sus dependencias en un almacén de mercancía de los vendedores ambulantes de los alrededores, que lo llenaron de baratijas y carretillas. El segundo, Guardarropa, documenta una intervención en la Feria de Arte de México (2006), en donde Tercerunquinto instaló un servicio de guardarropa indiscernible como obra de arte, al que luego añadieron unos espacios en donde, al precio de una moneda en un torniquete, puede verse el vídeo correspondiente acompañado de entrevistas a galeristas y responsables del evento. Vecindad (Monterrey, 2007), documenta la reestructuración de los patios traseros de dos viviendas, previo acuerdo entre los propietarios. El proyecto para el Museo de Arte Alvar y Carmen T. de Carrillo (México, 2008) remite al desmontaje del cartel del museo y su reposición en el interior del mismo. Economía de la solidaridad (2009) y Borrador (2010) apuntan al universo galerístico y a la voluntad de hacer almarchante partícipe y hasta responsable directo de la obra y de su destino: el proyecto de 2009 condujo a un diminuto eslabón de madera sólo exhibible con permiso de los propietarios de cada una de sus mitades; el último consiste en un dibujo borrado cuyomotivo gráfico original será revelado sólo al comprador. Es tan evidente la intencionalidad de jugar con los elementos delmundo institucional del arte, como la manera en que lo hacen, a base de darle una y otra vez una penúltima vuelta a la tuerca. De hecho, en este proyecto expositivo haymás: los autores han logrado involucrar a tres curadores para que sean ellos quienes se encarguen de presentar una nueva "edición" de otras tantas obras (en forma de una "conceptualización de la documentación": como réplica, variación o traslación a otro soporte). Y más aún: hay un "prólogo" (imágenes de edificios locales en peligro de desaparición, condenadas a morir con ellos en su momento) y un epílogo, obra de vocación anónima, destinada a perderse entre las demás, cosa de la que se entera el visitante depositando una solicitud de información en un buzón ad hoc… Si es así como quiere disolverse el arte, puede contar con nuestras simpatías. Sobre todo, porque esa especie de barroquismo conceptual del que hacen gala estos mexicanos cumple brillantemente con sus objetivos de mantenerlo en vida en ese proceso de disolución.

Otros fueros

Tercerunquinto

Espai de Arte de Castellón

Calle Prim, s/n. Castellón

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 25 de junio de 2011