Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Menos cocaína, más droga sintética

Los cultivos de coca descienden por las erradicaciones en Colombia mientras baja el consumo en Occidente - La heroína también cae, afectada por un hongo

Disminuyen los cultivos de amapola y coca, pero la producción de cocaína y heroína continua siendo significativa; los mercados de las drogas tradicionales se estabilizan, pero a la vez aumentan el tráfico y el consumo de nuevas drogas sintéticas y estimulantes vendidos con receta. En el nuevo informe sobre las drogas de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODD), presentado ayer en Nueva York, las buenas y las malas noticias se equilibran. El documento -el primero firmado por el nuevo director ejecutivo de la agencia, el ruso Yuri Fedotov, que sustituyó en 2010 al italiano Antonio Maria Costa- confirma en general las tendencias de los últimos años en la producción, el consumo y el tráfico de sustancias estupefacientes, con algunas novedades que el organismo de la ONU considera preocupantes: la creciente producción de opio en Myanmar y el aumento vertiginoso del uso de drogas sintéticas.

El número de cocainómanos ha descendido en Estados Unidos

El que sería el dato positivo más destacable lo es menos si se tiene en cuenta su explicación: la producción de opio descendió un 38% en 2010, pasando de 7.754 a 4.869 toneladas, pero el mérito es, según la ONU, del hongo que en la primavera del año pasado afectó a los cultivos de Afganistán, el principal país productor, y redujo drásticamente la cosecha. Por eso, subraya la agencia, no es probable que la tendencia siga. El país centroasiático encabeza la producción mundial de este tipo de droga (3.600 toneladas, el 74% del total), seguido por Myanmar, donde se registra un constante aumento del cultivo y de la producción: ha pasado de representar el 5% del total en 2007 al 12% de 2010.

Una de las tendencias más preocupantes es el aumento del tráfico y del consumo de estimulantes de tipo anfetamínico y de opioides y nuevas drogas sintéticas, de venta con receta. Una tendencia que afecta sobre todo a la región de Asia sudoriental de forma paralela al resurgimiento del cultivo de amapola y al tráfico de heroína.

El incremento de la difusión de las drogas sintéticas que imitan a las sustancias ilegales, según la ONU, "neutraliza los progresos observados en los mercados tradicionales de la droga". Entre las sustancias no reglamentadas que se venden como "drogas legales" se encuentra la metanfetamina, muy adictiva, cuyo consumo, subraya la agencia de Naciones Unidas, ha tenido un importante repunte en Asia sudoriental y en América del Norte.

Mientras las drogas de síntesis aumentan sus cuotas en el mercado mundial de estupefacientes, disminuye la producción de cocaína. La superficie total de cultivo de coca se redujo a 149.000 hectáreas en 2010 (en 2009 fue de 158.800). El dato representa un 18% menos que en 2007 y supone una reducción de la producción de esta sustancia -que, según los cálculos la agencia, fue en 2008 de unas 865 toneladas- de un sexto.

El descenso del cultivo se debe a la considerable disminución de la producción de cocaína en Colombia, no contrarrestada por los pequeños aumentos registrados en Perú y en Bolivia. También se redujo el mercado de la cocaína en el principal país consumidor, Estados Unidos, cuyo consumo en 2009 fue 157 toneladas, equivalente al 36% del total.

Las cifras

- Menos opio. La superficie de cultivo de amapola aumentó en 2010 con respecto al año anterior (195.700 hectáreas frente a las 181.400 de 2009), pero la producción de opio descendió un 38%, por un hongo que destruyó la cosecha en Afganistán, el principal productor.

- Se reduce el cultivo de coca. La superficie total de cultivo de coca se redujo a 149.000 hectáreas en 2010 (en 2009 eran 158.800).

- El cannabis, la sustancia ilícita más consumida. En 2009, entre el 2,8 y el 4,5% de la población mundial entre los 15 y los 64 años había consumido marihuana o hachís al menos una vez en el año anterior.

- El consumo mundial. Unos 210 millones de personas, aproximadamente el 4,8% de la población mundial entre 15 y 64 años, consumieron sustancias ilícitas el último año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 2011

Más información