Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El híbrido que hizo la 'E. coli' tan dañina

Científicos explican el origen de la bacteria que ha causado 42 muertes

El primer contagio fue el día 1 de mayo en el norte de Alemania. Tres semanas después, la alarma por el brote de bacterias tenía en vilo a todo el país. Hace unos 15 días que el ritmo de nuevas infecciones ha descendido sustancialmente. Los expertos dudan si los casos más recientes son de contagios verdaderamente nuevos o infecciones no diagnosticadas. Sea como sea, el portavoz del Gobierno, Steffen Seibert, considera fuera de duda que se ha superado el punto de inflexión en la difusión de la enfermedad. Desde el 1 de mayo han muerto 42 personas a consecuencia de la ola infecciosa. La E. coli enterohemorrágica (EHEC) del serotipo O104:H4 ha infectado a casi 4.000 personas, de las cuales unas 850 padecen el síndrome urémico hemolítico (HUS en inglés), mortal en el 5% de los casos.

Una de las sorpresas de los científicos que se enfrentaron a la ola infecciosa es su agresividad con los pacientes. El investigador de Münster Helge Karch acaba de confirmar en la prestigiosa revista especializada The Lancet Infectious Diseases que las EHEC que provocaron estos estragos son un híbrido entre dos bacterias diferentes: por una parte, un típico germen E. coli del tipo EHEC. Combinado su material genético con el de unas E. coli remotamente emparentadas llamadas EAEC, la bacteria resulta más dañina para el ser humano. Las EAEC son capaces de aferrarse mejor al intestino que las EHEC. Adquirida esta habilidad, la nueva bacteria EHEC tiene más tiempo para segregar las toxinas que estropean los órganos vitales. Por eso, una de cada cinco personas infectadas por estas bacterias ha desarrollado el peligroso HUS. La tasa dobla la incidencia normal de HUS entre pacientes de EHEC.

Permanecen abiertas algunas cuestiones clave. La más preocupante es hasta cuándo los pacientes resultarán contagiosos para otros humanos. La infección no se transmite por el aire, pero sí a través del contacto con objetos contaminados. También a través de la comida, si un paciente manipula alimentos sin cuidar la higiene. Se sabe que, una vez pasados los síntomas y recuperados de las diarreas, los pacientes pueden seguir portando la bacteria. El Instituto Robert Koch (RKI) está estudiando durante cuánto tiempo pueden detectarse bacterias EHEC en pacientes ya sanados. Algunos expertos temen que la bacteria rebrote cuando se relajen las medidas higiénicas adoptadas en las últimas semanas.

Las autoridades siguen previniendo contra el consumo de brotes vegetales germinados, tras llegar a la conclusión de que una explotación agrícola de Baja Sajonia estuvo en el origen. Se exculpó con ello oficiosamente a los pepinos españoles infundadamente acusados por el Ministerio de Sanidad de Hamburgo. Ayer, la cooperativa Frunet, productora de dos de los pepinos, obtuvo una exculpación oficial de la ciudad-Estado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de junio de 2011