ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 19 de junio de 2011
Reportaje:FÚTBOL | Vuelta de la final por el ascenso a Primera

Tensión desbordada

Hinchas del Elche intentan agredir en el césped a jugadores del Granada

El partido había sido calificado de "alta tensión" por las autoridades, pero lo que pocos esperaban era el espectáculo lamentable que se vio sobre el césped del estadio Martínez Valero nada más acabar el partido y certificarse el ascenso del Granada a Primera y la permanencia del Elche en Segunda.

La falta de previsión del Elche tras el silbido final del árbitro estuvo a punto de provocar un grave altercado. Algunos hinchas ilicitanos invadieron el campo de inmediato y dejaron acorralados a varios jugadores del Granada en un territorio peligroso. Finalmente, todos pudieron enfilar el túnel de vestuarios. Eso sí, entre empujones, derribos y algún conato de agresión.

Lo peor se produjo camino de la ducha. Ya en el pasillo, a cubierto, algunos testigos aseguraron que el portero Roberto y el central Íñigo López fueron agredidos. El primero acabó por los suelos antes de entrar en la caseta. Después, la tensión fue amainando sin que se registraran incidentes graves gracias a la rápida intervención de la policía. Las cámaras de televisión registraron los momentos más dramáticos que se vivieron en el recinto.

Los miembros de la expedición del Granada celebraban su éxito, cantaban y se lanzaban agua. Del otro lado de la reja, los periodistas intentaban recoger algunos testimonios. Mientras tanto, la Policía Nacional empujaba a los recién ascendidos hacía el vestuario.

El presidente del Granada, Enrique Pina, acusó a José Bordalás, el entrenador del Elche, de incitar a sus jugadores para que increparan a los suyos. El delantero rojiblanco Alex Geijo tampoco dudó en señalar al Elche como el culpable de los altercados: "Me parece lamentable lo que hace este equipo muchas veces para conseguir las cosas". Pero las quejas fueron por los dos bandos.

Los jugadores del equipo alicantino echaron en cara a los del granadino la actitud de su entrenador, Fabri, en el gol que les puso por delante. Además, mientras intentaban llegar al vestuario tras la invasión del campo, algunos de estos hicieron gestos obscenos a la grada.

Ya en los prolegómenos del partido se vivieron momentos de tensión, consecuencia de los incidentes ocurridos en Granada tres días antes. Miles de aficionados del Elche aguardaron la llegada del autobús del adversario entre fuertes medidas de seguridad. De la multitud volaron algunas piedras que impactaron sin consecuencias en el vehículo. Los agentes a caballo tuvieron que intervenir para aumentar la distancia entre los jugadores y la primera línea de los aficionados ilicitanos para que los primeros ganaran la entrada al estadio sin problemas.

Unos 320 efectivos, entre la Policía Nacional, la local y la seguridad privada, consiguieron que el partido transcurriera sin incidentes graves, aun cuando el Martínez Valero registró un lleno: 34.000 espectadores. Pero, al igual que el miércoles por la noche en Granada, no fueron suficientes para contener al final a algunos hinchas franjiverdes encrespados por la derrota.

Un seguidor del Elche pretende arremeter contra Ighalo (a la derecha), futbolista del Granada. / JOAQUÍN DE HARO

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana