Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El carril bici tiene los mismos puntos negros desde hace seis años

El sistema se reformará con la puesta en marcha de los autobuses exprés

Circunvalar la plaza de las Glòries en bicicleta es una actividad de alto riesgo. Allí confluyen cuatro carriles bici que no se enlazan. Para pasar no queda otro camino que incomodar a los peatones en el diminuto andén que pasa debajo de la futura sede del Disseny Hub Barcelona o toparse con los desniveles y los postes de las farolas al lado de los Encants. Este es uno de los puntos negros que se encuentran los ciclistas a la hora de circular por Barcelona.

Un reportaje publicado en este diario en 2005 ponía de manifiesto los mismos sitios. Es cierto que la ciudad ha ganado espacio para la bicicleta y a finales de este año se espera llegar a más de 200 kilómetros de carril bici y de rondas verdes. También se han instalado nuevas señales y algunas calles se han protegido con gomas de separación. Sin embargo, según se quejan asociaciones como la Coordinadora Catalana de Usuarios de Bicicleta (CCUB) y el Bicicleta Club de Cataluña (BACC), estos 11 puntos son enfermedades crónicas.

Desde el BACC, su vicepresidente, Jordi Galí, se queja del tramo de Gran Via entre plaza de la Universitat y el paseo de Gràcia. Allí el carril bici desaparece. También está la confusión que generan los cruces de Diagonal con Aragó y Mallorca. A esta altura lo más seguro es subirse al andén. El coordinador de la CCUB, Albert García, critica el modelo de vías en plaza de Espanya, donde los carriles de bici en Paral·lel y Tarragona no conectan. Algo similar a lo que ocurre en Colom: "El ciclista no hace lo que le da la gana, hace lo que puede", dice. García también se queja de alguna "chapuza" en Guinardó, donde al aparcar la bici en los sitios indicados se termina por bloquear el paso de los ciclistas, y la competencia con los coches en los chaflanes de Urgell.

Una portavoz del Ayuntamiento explicó que las soluciones vendrán a través de diferentes vías. Una es la revolución que experimentarán los viales de la ciudad con la llegada de la red de autobuses exprés. Además, hay proyectos que se realizarán "próximamente" en Glòries y el tramo central de Gran Via.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de junio de 2011