Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Hospitalizados por 'E. coli' siete niños franceses tras comer carne

La bacteria estaba en unas hamburguesas vendidas por un supermercado alemán - La intoxicación no guarda relación con el brote de Hamburgo

Siete niños, de edades comprendidas entre los 20 meses y los ocho años, permanecían ayer hospitalizados en Lille, al norte de Francia, aquejados de una infección alimentaria grave causada por la bacteria E. coli tras comer hamburguesas congeladas. Uno de ellos se encontraba anoche en estado crítico, y los otros seis graves, aunque estables. Un octavo niño ingresado el miércoles fue dado de alta el mismo día. Con todo, los responsables del hospital se mostraron ayer optimistas con respecto a la vida de todos los enfermos.

La Agencia Regional de Salud francesa (ARS) descartó ayer tajantemente que la bacteria alojada aparentemente en las hamburguesas sea de la misma cepa que la misteriosa y mortífera bacteria E. coli alemana, que estaba en brotes vegetales, y que ha causado la muerte a 38 personas en Alemania y a otra más en Suecia.

La cadena de distribución afirma que el producto no ha llegado a España

Con todo, se trata de una variante rara de la bacteria peligrosa. "Podría haber sido un episodio muy grave, pero afortunadamente se ha cogido a tiempo", explicó ayer uno de los consejeros médicos de la ARS, Joëlle Perrion. La enfermedad acarrea una insuficiencia renal aguda (de hecho, cuatro niños se encontraban ayer con diálisis) y un descenso abrupto en el nivel de plaquetas.

Los menores, todos de la zona de Lille, comenzaron a sentirse mal el miércoles, tras sufrir varias diarreas sangrantes. Los médicos descubrieron que lo único que tenían en común era que habían ingerido hacía pocos días la misma marca de hamburguesas congeladas, compradas en la misma cadena de supermercados: las hamburguesas Steaks Country, elaboradas por la Societé Economique Bragarde (SEB) vendidas en las cadenas de supermercados alemanas Lidl.

Ya el miércoles, la empresa SEB dio la orden de retirar del mercado 10.000 paquetes considerados sospechosos de la región de Lille. Después, la cadena Lidl ordenó retirar todas las hamburguesas congeladas situadas al norte de una línea imaginaria trazada entre Burdeos y Lyón.

En un principio, la empresa SEB adelantó que la carne con la que elaboró las hamburguesas causantes de la infección procedía de Alemania. Esto, junto a la similitud de la bacteria, causó cierta alarma en Francia. Después, en una rueda de prensa, el director general de la Agencia Regional de la Salud francesa confirmó que la intoxicación de estos niños nada tenía que ver con la causada por la bacteria de origen alemán. Paralelamente, Guy Lamorlette, presidente de la empresa SEB, informaba, además, de que la carne de las hamburguesas no solo procedía de vacas alemanas, sino también de holandesas y belgas. ¿Esto quiere decir que se mezclan al elaborar la hamburguesa? "No", respondía ayer Lamorlette, "la carne retirada procede de varios lotes, provenientes a su vez de varios países". Y añadió: "Nosotros traemos al animal después de su paso por el matadero. Aquí lo deshuesamos, tratamos la carne y hacemos las hamburguesas con todos los controles". Lamorlette aseguró que ninguna partida de carne ha sido exportada a España.

La Unión Europea espera que los análisis exhaustivos que se llevan a cabo en este momento localicen el foco concreto de la intoxicación o su causa para lanzar o no una alarma alimentaria. Este foco puede deberse, entre otras razones, a un fallo en la cadena del frío o que la bacteria, existente en los intestinos del animal, haya pasado a la carne en el matadero. También el Gobierno francés aguarda el resultado de estos análisis para obrar en consecuencia, según aseguró ayer el ministro de Agricultura, Bruno Le Maire.

Este episodio es grave y raro pero no excepcional. La denominada enfermedad de la hamburguesa ocasiona un centenar de casos en Francia al año, y su mortalidad es del 1%. Hace seis años, 16 niños tuvieron que ser hospitalizados por la misma causa, tras consumir hamburguesas congeladas compradas en los supermercados Leclerc.

Por lo pronto, los expertos sanitarios aconsejan, en todo caso, pasar mucho la hamburguesa si es que la van a comer los niños, debido a que su sistema digestivo está aún en formación y a que la bacteria E. coli se elimina a una temperatura de 65 grados. Así, se recomienda, para los menores, que la hamburguesa no esté nunca ni roja ni rosada. Tampoco se recomienda descongelarla previamente. Si se ha comprado a un carnicero, el consejo es consumirla en el mismo día.

Efectos del brote

- La bacteria. La Escherichia coli está en el intestino de los animales (hombre incluido). Hay decenas de variedades. Cuando llega a la comida puede ser inocua, producir diarrea -es la causante de la mayoría de las diarreas del viajero- o daño hepático.

- Cepas. No se sabe todavía cuál ha causado el brote de Francia. Se sabe que no es la O104:H4 mutada que actuó en Alemania. Pero los síntomas de este brote son parecidos.

- Afectados. De momento, solo han enfermado niños. Esto es lo habitual con la E. coli. Lo que pasó en Alemania (mayoría de mujeres afectadas) es excepcional, ligado, quizá a la vía de transmisión. En los casos graves produce diarreas sanguinolentas (por eso se llama a estas variantes enterohemorrágicas) que pueden acabar en daño reñal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 17 de junio de 2011

Más información