Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ocho técnicos de Fukushima reciben alta radiación

Los empleados superan el límite permitido en emergencias

Al menos ocho trabajadores de la nuclear de Fukushima I, en Japón, han recibido más dosis de radiación de la permitida incluso para situaciones de crisis. Así lo reconoció ayer la eléctrica que opera la central, Tepco, que señaló que en los trabajos para intentar controlar la nuclear, de seis reactores, han trabajado más de 2.400 personas.

Tras el tsunami del 11 de marzo pasado, Japón vio pronto que el límite de dosis de radiación para los trabajadores nucleares se quedaba corto. Así que elevó la dosis anual que podían recibir los empleados de Fukushima hasta 250 milisievert (en Europa el límite es de 20 al año). Pero tres meses después del accidente y tras reconocer que es probable que en las primeras horas se fundieran los núcleos de los reactores uno, dos y tres, los trabajadores comienzan a superar ese umbral.

Japón admitió la semana pasada que dos hombres habían recibo más de 500 milisieverts, más del doble de lo fijado para la crisis, lo que previsiblemente aumentará la probabilidad de que sufran cáncer o tumores. Y ayer admitió que había seis más por encima del nivel establecido.

Eduardo Gallego, vicepresidente de la Sociedad Española de Protección Radiológica, explica que 500 milisievert es un "nivel a partir del cual conviene hacer un seguimiento médico aunque no tiene por qué ser peligroso para la salud". Aun así, Gallego admite que es una dosis muy alta: "Es más de lo que recibirán la mayoría de los trabajadores nucleares del mundo en toda su vida laboral".

"El desarrollo es muy lamentable", declaró Hide Nishiyama, portavoz de la agencia nuclear japonesa, que le pidió a Tepco que investigue la causa para que no se repita. Japón también ha elevado la dosis anual que pueden recibir los habitantes de ciudades no evacuadas cerca de Fukushima. No es la primera vez que Tokio da una versión más grave de lo que está ocurriendo. La semana pasada, duplicó su estimación de la radiación emitida al exterior.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de junio de 2011