ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 14 de junio de 2011
COLUMNA

Primer asalto

Esta semana la primavera democrática árabe cumplirá medio año. El 17 de diciembre de 2010 Mohamed Bouazizi se prendió fuego en una plaza de Sidi Bouzid, en el empobrecido interior de Túnez, en un gesto que le costó la vida y que transformó el mundo árabe. "Su muerte no fue en vano", exclamó su madre tras la caída del dictador Ben Ali. ¡Cuánta razón tenía! Seis meses más tarde, el mundo árabe se halla inmerso en un combate de dimensiones colosales entre los partidarios de una transformación democrática y las fuerzas de la reacción. Los primeros han conseguido imponerse, de momento, en Túnez, Egipto y, probablemente, Yemen, y afrontan ahora el reto de la consolidación. Las segundas resisten con mayor fortuna en Damasco que en Trípoli, e impulsan desde Riad una contrarrevolución que ya ha aplastado el renacer democrático de Bahréin. La batalla se libra a sangre y fuego en las montañas de Libia y en las calles de Siria, pero también a escondidas en el entorno de las monarquías marroquí y jordana, que deben elegir entre salvar prebendas y privilegios con ayuda de los petrodólares saudíes o emprender la azarosa vía reformista que reclaman sus ciudadanos jóvenes.

Al entusiasmo por las revueltas ha seguido en Europa un cierto fatalismo Los demócratas árabes demuestran una determinación inquebrantable

La contrarrevolución no ahorra en medios: agitación sectaria en Egipto, provocaciones en Túnez, oferta a Marruecos y Jordania para que entren en el club de las monarquías autoritarias que es el Consejo de Cooperación del Golfo, subvenciones a partir de las rentas de un petróleo caro para acallar protestas en los países productores (Arabia Saudí, Kuwait, Argelia) y, sobre todo, represión sin freno donde los dictadores mantienen el poder. No faltan ejemplos para asustar a las poblaciones que piensen en rebelarse: ¿acaso quieren ver a su país torturado por la violencia integrista como en Argelia, desgarrado por el sectarismo como Líbano, intervenido por los occidentales como Irak? Los dictadores han sacado sus propias conclusiones de lo que pasó en Túnez y Egipto y redoblan la censura en Internet, refuerzan el control sobre sus Ejércitos, incrementan la presión en las calles para no perder su control, asustan a las minorías y compran a los sectores que protestan.

Al momento inicial de entusiasmo por las revueltas le ha seguido en Europa un cierto fatalismo. Unos se han fijado, mezquinamente, en los refugiados que han llegado a costas comunitarias y les han presentado, de manera tramposa, como una marea migratoria que amenaza con engullir a Europa. Otros ven los problemas, innegables, de las transiciones en Túnez y Egipto y la desestabilización en Libia y Yemen, pero siguen siendo reticentes a culpar de la violencia a quienes la han iniciado y la ejercen sin freno: los dictadores y sus partidarios. Algunos menoscaban los eventos hablando de simples golpes militares o disturbios económicos. El caos, el integrismo, la división sectaria, la recesión son evocados constantemente.

Todos esos peligros están ahí, por supuesto. En este momento, el cálculo racional de un ciudadano sirio, pongamos por caso, le llevaría a encerrarse en casa. Pero ese mismo cálculo hubiese servido para Túnez hace seis meses, y al final la lógica colectiva del deseo de cambio se impuso. El genio salió de la botella. Y no volverá a ella por más que se insista en los riesgos.

Exactamente medio año después del inicio de la revolución tunecina, nos acercamos al final de un primer asalto en el combate entre demócratas y autoritarios en el mundo árabe. El balance no está nada mal. En lo negativo, se han añadido a la lista de los Estados árabes frágiles o inestables, en la que llevaban años Líbano, Palestina e Irak, bastantes más países: Túnez, Egipto, Yemen, Libia, Siria, Bahréin y, no por las revueltas sino por la independencia de su sur, Sudán. Hoy por hoy, ¿quién puede asegurar que en lo que queda de año no vayan a añadirse a ellos Marruecos, Argelia, Jordania o la propia Arabia Saudí? Pero pesa más lo positivo: han caído tres dictadores (Ben Ali, Mubarak y Saleh) tras décadas en el poder, Gadafi está contra las cuerdas, y el dilema de si reformar, o de cómo hacerlo, se plantea en la práctica totalidad del mundo árabe. El camino de vuelta a la estabilidad no pasa por un regreso al pasado, sino por una nueva legitimidad democrática. Llegar con este balance al Ramadán (que este año coincide con agosto) constituye un primer asalto extraordinario en el que nadie se hubiese atrevido a soñar hace medio año. El segundo asalto, a partir de septiembre, entraña retos enormes. Pero, con el precedente del primero, no faltan razones para el optimismo: los demócratas árabes han demostrado una determinación inquebrantable.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana