Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TELEVISIÓN

El fin de las viejas glorias

Los septuagenarios presentadores Regis Philbin y Jim Lehrer se jubilan en EE UU

No hay silla segura en televisión. La temporada que acaba en EE UU supone la despedida de rostros con los que han crecido generaciones. El último en marcharse será Regis Philbin, 79 años, que ha presentado un programa a las nueve de la mañana desde 1983. Junto a él se va Jim Lehrer, de 77 años, que condujo los informativos nocturnos de la cadena pública PBS durante 36 años. Se unen a una larga lista de personalidades, como Larry King u Oprah Winfrey, que desde 2011, son ya historia de la televisión.

Esos abandonos obedecen al cambio de hábitos televisivos. Los horarios de máxima audiencia ya no lo son tanto. La televisión generalista ha perdido peso en un mercado donde el cable se ha impuesto: 100 millones de personas reciben televisión en tecnologías multicanal, según la consultora SNL Financial. Y además, el propio cable va perdiendo terreno frente la televisión a la carta por Internet, de páginas web como Netflix (23 millones de usuarios de pago).

Los nuevos hábitos del público merma la audiencia de los canales en abierto

Concursos y series copan los horarios estelares en las grandes cadenas

A negocios centrados en Internet se pasan dos baluartes de la televisión: el conservador Glenn Beck y el progresista Keith Olbermann. Desde 2006, Beck ha presentado en Fox News un programa exitoso en la derecha (The Glenn Beck Show, 400.000 espectadores). Tan extremas son sus teorías conspiratorias que los gerentes de Fox le han forzado a marcharse. Comenzará en septiembre su propio canal online. Tras numerosas desavenencias con la cadena MSNBC, (entre ellas, financiar a candidatos demócratas), Olbermann ha fichado por Current TV, la televisión de Al Gore. Allí traslada su programa Countdown, que en MSNBC tenía un millón de espectadores.

Siguen ambos a Oprah Winfrey, que acabó su programa (The Oprah Winfrey Show, ABC) hace un mes. La marcha de la reina de las tardes ha provocado un terremoto televisivo. Sustituirá a Oprah en ABC la que fue primera mujer en presentar un informativo nocturno en EE UU, Katie Couric. Ese techo de cristal lo rompió en 2006, en la cadena CBS. Antes, Couric presentaba el programa matutino Today, en NBC, el más exitoso en su franja (seis millones de espectadores). Quien la sustituyó, Meredith Vieira, se despidió el miércoles, después de cinco años en antena.

Larry King, Regis Philbin y Jim Lehrer superan los 70 años. Son tres de los presentadores más reconocibles en la televisión norteamericana. Los tres se habrán apartado de sus programas diarios cuando acabe esta temporada. El primero en irse fue King, al dejar CNN en diciembre. Le siguió Lehrer, el lunes pasado. El último será Philbin, después de 28 años presentando un programa matutino sindicado que llevaba su nombre: Live with Regis and Kelly. Dejará el plató, tras el verano, en manos de su acompañante, Kelly Ripa, de 40 años.

¿Por qué esas jubilaciones? Los datos de audiencia hablan por sí mismos. Los 10 programas más vistos cada semana, según las mediciones de Nielsen, son concursos de baile y canto. American idol (Fox) y Dancing with the stars (ABC) se reparten cinco de los primeros 10 puestos.

El resto lo copan series de ficción. Glee es la número uno, en Fox, con 11,8 millones de espectadores, seguida de NCIS (CBS, 9,8 millones) y Modern family (ABC, 10,3 millones). No hay espacio en esas listas para viejas glorias televisivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de junio de 2011