Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ESPECIAL VERANO | COCINA

5 combinados para beber y picar

Celebrarlo todo alrededor de la mesa forma parte de nuestro ADN, tendencia que aumenta cuando llega el buen tiempo y cualquier excusa es buena para reunirse. Un grupo de amigos y un cocinero experimentan en busca de la pareja perfecta para un puñado de tapas.

La cita es en un sobreático. Las acciones serán tapear, beber y disfrutar de la puesta de sol. Un grupo de amigos han decidido que este viernes sea diferente. Cada uno se encarga de una tapa, y Paco Guzmán, el cocinero del restaurante barcelonés Santa, de las bebidas. La primera en llegar es Pitu, de 35 años y comunicadora gastronómica. Ella lo tiene claro: boquerón con guacamole. Mientras, suena la guitarra de Lito, del grupo The Lito. Es el rumbero de esta tarde, pero, como el resto, también cocina. Su tapa es para estómagos que no están dispuestos a pasar hambre: pan con tomate con croqueta. "¿Conocéis a alguien que no le gusten las croquetas?", pregunta entre risas. La acompaña de cerveza picante. Le da un sorbo y se vuelve con la guitarra.

Le llega el turno al propietario de la casa, Marcel. Este diseñador gráfico y vermutero abrió hace menos de un año el Morro Fi, una vermutería de éxito en Barcelona. Marcel ofrece a sus invitados la tapa cap i cua (o embolao), es decir, anchoa rellena de aceituna rellena de anchoa, todo producto. Y la bebida, un poco de ginebra con vermut y soda. Laura es la organizadora de fiestas del grupo. Ha encontrado su vocación gracias a Fueron Felices, su nueva empresa. Se ha traído hasta un cartel que indica que su plato es para aquellos no aptos al gluten. "Cada vez hay más gente con intolerancias alimentarias o con necesidades especiales, diabéticos, vegetarianos, y creo que está bien acordarse de todos", dice, a la espera de su primer bebé, Ander. Se atreve con un pulpo a la llama con pimiento a la brasa. Mientras lo prepara, llega Mónica Van Campen con su ceviche. La actriz catalana, de 36 años, se ha decidido por una receta del restaurante Rita Rouge, uno de sus favoritos. "No cocino, solo lo básico", asegura. El ceviche ha salido perfecto. La tarde, también.

LITO

Cerveza Michelada

En un vaso mediano frío, a ser posible del congelador, cinco segundos de tequila reposado, tres segundos de zumo de limón, 25 centilitros de cerveza y dos gotas de tabasco. Cuidado, que es rubia, ácida, picante y alcohólica.

Croqueta de gambas rumberas con pan con tomate

Para un montón de croquetas, dependiendo del tamaño que se les quiera dar, son necesarios tres kilos de colas de gambas picadas, dos kilos de cebollas, tres dientes de ajo, un puerro, 550 gramos de mantequilla, 550 gramos de harina, tres litros de leche, sal, pimienta, nuez moscada, huevo, harina y pan rallado.

Preparación: en una cazuela grande, poner la mantequilla; rehogar en ella las cebollas picadas finas, el puerro picado fino y el ajo picado. Cuando esté bien rehogado, añadir el picadillo de colas de gambas. Una vez unida esta mezcla, incorporar la harina e ir vertiendo la leche progresivamente, dejando cocer 20 minutos a fuego lento una vez se haya añadido la totalidad de la leche. Cuando nuestra masa de croquetas sea consistente, dejar enfriar en una bandeja y, una vez fría, dejar reposar en la nevera durante 24 horas. Si las croquetas son pequeñas, podemos hacerlas directamente pasándolas por harina, huevo y pan rallado. Si queremos hacerlas grandes, les daremos forma con dos cucharas, las colocaremos en una bandeja y las congelaremos; una vez congeladas, las pasaremos por harina, huevo y pan, y las seguiremos guardando en el congelador. Cuando queramos comerlas, las descongelamos, las freímos e introducimos en un horno fuerte unos cinco minutos para que queden crujientes por fuera y tiernas por dentro. Para el pan con tomate, coger una rebanada de panecillo, untar tomate maduro y cortado transversalmente, añadir unas gotas de aceite y un poco de sal. Y si no necesitan gran cantidad de croquetas, solo tienen que rebajar todos los ingredientes indicados en la misma proporción.

PITU

'Bloody Mary'

En un vaso mediano con hielo, poner tres partes de vodka, seis partes de zumo de tomate, cuatro golpes de muñeca de salsa worcester, entre dos y cinco gotas de tabasco, pizca de sal y pimienta, pizca de sal de apio, tres segundos de zumo de limón y tres segundos de naranja. Recomendación para contar los segundos: contar mil uno, mil dos, mil tres...

LAURA

Tinto de verano analcohólico

La mitad de mosto tinto, la mitad de gaseosa y una rodaja de limón generosa.

MÓNICA

Una copa de bala de plata

Para prepararla, coger una botella vacía y, por capricho, transparente; rellenar en un 90% de ginebra al gusto (no es necesario que sea ni muy cara ni aromática), añadir un 10% de vermut blanco seco y una piel de limón; tapar la botella y dejar reposar mínimo 24 horas en el congelador. Esta bebida se suele tomar en pequeñas dosis, y siendo fría, seca y aromática, hay que tener cuidado con la tercera bala. Ideal para mezclar con un aperitivo de pescado.

MARCEL

Vermut preparado estilo Morro Fi

En un vaso de vermut, colocar dos hielos, una rodaja de naranja, rellenar tres cuartas partes con vermut, tirar tres segundos de ginebra, un golpe de soda y un pincho con una oliva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de junio de 2011

Más información