Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El núcleo del 15-M acuerda irse el domingo

La asamblea de Sol decide levantar la acampada con un acto festivo el 12 de junio - Un grupo minoritario opta por quedarse en unos términos que discutirán hoy

El colectivo de indignados que desde el pasado 15 de mayo está instalado en la Puerta del Sol consiguió finalmente romper el bloqueo de las minoritarias voces que apuestan por mantener el campamento de forma indefinida y llegó a un consenso en la asamblea de ayer para dar un paso al frente sobre el futuro de las tiendas y tenderetes instalados en el kilómetro cero.

El acuerdo defiende levantar el campamento y dejar de acampar en Sol como movimiento a partir del próximo domingo 12 de junio pero respetar y apoyar a quienes quieran quedarse. Aquellos manifestantes que aboguen por continuar acampados decidirán mañana en asamblea en qué términos quieren mantener la protesta. Seguir en la plaza, celebrar una acampada simbólica una vez al mes (el día 15, por ejemplo) o transformar el asentamiento en un campamento itinerante que cada semana se instale en una plaza de la capital, son algunas de las tres propuestas que ayer se barajaron. Permanecer acampados persigue complementar la visibilidad del Movimiento 15-M y presionar para que se archive la causa de los detenidos los días 15 y 17 de mayo en Madrid y el pasado 27 en Barcelona.

Llegar al consenso no fue fácil. Hicieron falta más de cuatro horas -la asamblea empezó a las ocho y cuarto de la tarde y acabó pasadas las doce y media- y media docena de reformulaciones de la propuesta que al principio de la reunión expuso la comisión de Legal.

Esa primera iniciativa abogaba por levantar el campamento el 12 de junio, celebrar un gran acto festivo-reivindicativo abierto a los barrios y al resto de ciudades y dejar un puesto de información en Sol a modo de enlace para quienes quisieran sumarse al movimiento.

Las 17 comisiones que integran la organización y el núcleo de la protesta respaldaron la iniciativa esgrimida por Legal pero las voces disidentes, aunque pocas, impidieron un consenso directo y alargaron el debate hasta más allá de la medianoche.

Los oponentes argumentan principalmente que el campamento de Sol es un símbolo mundial que debe permanecer activo y que la acampada nació con el objetivo de que dejaran libres sin cargos a los 24 detenidos en Madrid tras la manifestación de Democracia Real Ya del 15 de mayo.

Frente a ellos las comisiones señalaban que el asentamiento es una herramienta y no un fin en sí mismo e incidían en que todo bloqueo a la evolución del campamento acababa por ser un retroceso al movimiento.La comisión de Permanencia aseguró en una de sus intervenciones que existían personas pernoctando en Sol que manifiestan actitudes violentas y que rechazan la resistencia pacífica, base del protocolo que se diseñó en caso de un posible desalojo. Varias personas alertaron de la creciente inseguridad que se vive en la plaza de una semana a esta parte, lo que vendría a confirmar las informaciones que apuntan a que en el campamento se han instalado medio centenar de radicales que se dedican a boicotear cualquier intento de desmantelamiento del asentamiento, informa F. J. Barroso.

La lluvia dio una tregua a la asamblea, tras dos días consecutivos en los que el agua que caía sobre la capital obligó a cancelar la reunión. El encuentro de las ocho comenzó a prepararse a las tres de la tarde. Los acampados de la Puerta del Sol han trabajado desde entonces en la construcción de un gran toldo que cobijara a los participantes de la cita de debate.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de junio de 2011