Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Movimiento 15-M resiste en las acampadas y crece por los barrios

Los indignados se quedan en Sol mientras la protesta se extiende por Europa

La indignación del 15-M no se curó con las elecciones y no parece que vaya a agotarse pronto. "No nos vamos. El movimiento continúa. Vamos a reestructurar el campamento porque somos responsables. Los grupos de trabajo seguirán en el espacio público", expuso anoche una portavoz de los indignados de Madrid. En una gran asamblea en la Puerta del Sol, ante cientos de personas, los manifestantes votaron permanecer en el kilómetro cero con sus tiendas de campaña.

También decidieron hacer lo mismo los de Barcelona (al menos, hasta mañana), Sevilla (hasta el 4 de junio), Valencia, Santiago y Bilbao.

Los concentrados tenían dudas de si quedarse o no en Sol porque comenzaba a haber "problemas de convivencia y con la electricidad" que, según los portavoces, han generado "una situación de inseguridad". La comisión de infraestructuras pidió que no se mantuviese el campamento "indefinidamente". La de información puso un plazo máximo de "no más de una semana" y la de alimentación pidió directamente ser eliminada porque tienen enfrentamientos con gente ajena a la acampada que se lleva la comida. Entre los problemas de la acampada también enumeraron la "tenencia de armas blancas", el "malestar de los vecinos" o "el clima". Finalmente, optaron por intentar solucionar todas estas cuestiones y quedarse.

"¡París, levántate!", gritaban un millar de personas en la plaza de la Bastilla

En lo que no tuvieron dudas es en que el movimiento continuará vivo con tiendas de campaña o sin ellas, en grupos de trabajo por barrios y ciudades. Antes de la reunión de anoche, cientos de ciudadanos pasaron horas al sol escuchando propuestas. El sábado hubo hasta 121 asambleas por distintas zonas y municipios de la Comunidad de Madrid a las que asistieron más de 20.000 vecinos, según la organización. Ayer era el día de poner en común todas las ideas recabadas.

Una idea que ganó fuerza fue la de que los seguidores del 15-M se concentraran en Sol con una periodicidad todavía indefinida. También se propuso convocar una manifestación y dejar un puesto de información permanente sobre esta protesta ciudadana.

Mientras, el movimiento continúa haciéndose fuerte en otras ciudades y extendiéndose fuera de España.

En Barcelona decidieron continuar con las acampadas por lo menos hasta mañana. Los indignados de la plaza de Catalunya superaron con nota la noche del sábado la prueba que suponía la celebración de la victoria del Barça en la Champions junto a la fuente de Canaletas, situada a unos metros. Los mismos Mossos d'Esquadra que cargaron de manera desproporcionada contra ellos durante una "operación de limpieza" del campamento en previsión de incidentes por la victoria futbolística, felicitaron ayer a los acampados por su "colaboración" para garantizar el orden público. Un portavoz del movimiento explicó que fueron los jóvenes los que por su cuenta montaron su propio dispositivo de seguridad para protegerse de las cargas policiales contra alborotadores que pudiera haber esa noche.

Miles de personas, unas 10.000 según los convocantes y algo más de tres mil según la policía, se manifestaron ayer por el centro de Sevilla convocados por acampados en la ciudad. Después votaron continuar concentrados hasta el 4 de junio.

En Valencia tampoco levantarán el campamento de momento. Ni en Santiago de Compostela donde ayer votaron quedarse. En Toledo, los acampados empezaron ayer a recoger sus enseres.

Decenas de miles de personas, unas 40.000 según la policía de Atenas y el doble según los espacios en redes sociales, acudieron ayer a la plaza central de la ciudad para mostrar su indignación con los políticos, informa Efe. Los indignados griegos lanzaron un mensaje de solidaridad al movimiento del 15-M español.

En París, unas mil personas se manifestaron ayer en la simbólica plaza de la Bastilla en París en un movimiento inspirado por los indignados de España para protestar "contra el paro, la precariedad y la corrupción" y a favor de una "democracia real". El movimiento, iniciado por jóvenes españoles el 19 de mayo en apoyo al movimiento del 15-M, reúne cada día en la misma plaza a entre 100 y 200 personas. Los manifestantes gritaron consignas como "¡París, de pie, levántate!" y los diversos carteles rezaban eslóganes como "Mayo de 1968 pedía lo imposible, mayo de 2011 realizará lo imposible". La protesta también se extendió a otras ciudades del país, como Toulouse, Bayona o Lyon.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de mayo de 2011