Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:VIDAS ROBADAS

"Busco a mi hermano mellizo. ¿Podrías ser tú?"

Ana Vega lanza una web para localizar a un niño dado por muerto en 1977

"Tú eres impresionable. Te va a afectar. Tienes a tu niña, a tu mujer... Es mejor que no lo veas. Está deformado, te va a marcar para siempre. Hazme caso. Nosotros ya nos encargamos de todo". Y Luis Vega obedeció a aquel médico. Hoy se arrepiente.

Era 20 de noviembre de 1977. Un matrimonio joven fue a la Clínica Nuestra Señora del Rosario de Madrid para tener a su segundo hijo. El parto les dio una sorpresa: venían dos, niño y niña, mellizos. "Mi abuela, que había sido matrona en su pueblo, se pasó todo el embarazo diciéndole a mi madre que llevaba dos bebés porque tenía la barriga muy alta. 'Pero quién va a saber más, ¿usted o yo, que soy el médico? le decía, pero resultó que tenía razón", relata Ana, la niña nacida aquel 20 de noviembre. "El niño", prosigue su padre, Luis, "nació muerto. Eso fue lo que me dijeron los médicos. Y yo me lo creí porque la palabra de un médico entonces, al menos para mí, iba a misa".

Los doctores convencieron a Luis Vega de que ocultara a su esposa que había tenido dos bebés y que uno había muerto. "Al final terminé contándoselo. Y en la revisión de la niña, a los 10 días, mi mujer comentó: 'Qué lástima el niño...' El neonatólogo se puso como una fiera. Le dijo que se olvidara de eso, que aquel niño ya no existía y que nosotros ya teníamos la parejita".

Ana cuenta que siempre ha tenido a su mellizo muy presente. "En los cumpleaños mis padres siempre decían que podían haber sido dos, y preguntaban: '¿Cómo sería ahora tu hermano?' ...Mi madre siempre había tenido la sensación de que algo raro había pasado porque no le parecía normal que no hubiesen querido enseñarle el bebé a mi padre. Cuando escuchamos a otras familias repitiendo exactamente las mismas frases que nos habían pasado a nosotros, empezamos a sospechar. Mi padre fue a pedir papeles y comprobó que no había rastro de mi hermano por ningún sitio".

Vega pidió información al director de cementerios de Madrid, Manuel Torres Iribarne, que le aseguró que, tras comprobarlo en el registro, no había inhumación alguna "de un feto de padres llamados Inés y Luis" por aquellas fechas. Tampoco está el legajo de aborto en el Registro Civil. "Tengo la convición de que mi hijo vive y que fue vendido a otra familia. Para ellos no tengo ningún reproche. Solo quiero que mi hijo sepa que nadie le abandonó y que, si tiene interés en conocer a su familia biológica, aquí estamos para recuperar estos 30 años perdidos". Con esa esperanza ha creado Ana una web con fotos y vídeos de ella y de su hermano mayor, Luis, desde que eran niños hasta hoy. Y en la que hace un llamamiento: "Busco a mi mellizo. ¿Podrías ser tú?" Su dirección es http://buscoamihermanomellizo.weebly.com/

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de mayo de 2011