ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 17 de mayo de 2011
Análisis:EL ACENTO

Mal gusto y efectos especiales

Un suspirillo ojeroso titulado Running scared, susurrado entre gorjeos por Ell & Nikki de Azerbaiyán, ganó el sábado el Festival de Eurovisión. Es un abuso conceptual sugerir que ganó una canción, porque ni Running scared lo es (bueno, solo formalmente) ni en la velada eurovisiva sobresalió la música (nadie lo esperaba). El festival, servido desde

el Düsseldorf Arena, desplegó apabullantes efectos especiales, propios de Avatar o La guerra de las galaxias. Atropellados por el chorro mareante de imágenes, luces y destellos, bajo cúpulas imposibles de efectos visuales, los intérpretes fueron despachando la colección habitual de cancioncillas amorosas, bien bajo la modalidad exultante, bien en la versión de los tórtolos que se miran a los ojos (Running scared sin ir más lejos) o como triste melancolía. Entre mucha ñoñería (resultona en el caso de Suiza, Serbia o Alemania) apareció la agitada charanga de Moldavia, con cantantes tocados con los gorros que los gnomos se ponen para comprar el pan, y España con el tema Que me quiten lo bailao, de espíritu verbenero, pero desmañado y anémico.

Dicen los analistas que, entre tanta melopea prescindible,

se encuentran algunas perlas recónditas. Mencionan al italiano Raphael Gualazzi, los gorgoritos del francés Amaury Vassili (cantó

en corso ¡a ver si el año próximo el PP, presunto ganador de las elecciones, presenta en Azerbaiyán una canción en euskera o en galego!) o la intensidad de la serbia Nina, que apareció con una escenografía propia

de La casa de Bernarda Alba. Tendrán razón, pero el conjunto sigue siendo un espectáculo de plexiglás, kitsch. De mal gusto porque, como advirtió Umberto Eco, las reacciones que las canciones deben provocar están subrayadas y prefabricadas.

Eurovisión se justifica por los 150 millones de espectadores que atrae. Nadie menciona

el coste. Para países como Letonia, Estonia

o Moldavia, organizar Eurovisión debe suponer algo así como el 5% del PIB. Por fortuna ganó Azerbaiyán, que solo tendrá

que subir su producción de petróleo el 0,5% para pagar el dispendio. Todavía no se entiende en la eurozona cómo Merkel y Schaüble dejaron participar a Grecia e Irlanda. ¡Con lo que cuestan en Alemania los hoteles y los trajes de lentejuelas!

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana