Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Busquets jugará en Wembley

La UEFA no ve "pruebas sólidas" para sancionar al azulgrana por su supuesto insulto a Marcelo

El centrocampista internacional Busquets podrá disputar el próximo día 28 la final de la Liga de Campeones. La UEFA desestimó ayer sancionar al jugador del Barcelona por supuestos insultos racistas al madridista Marcelo. El organismo europeo confirmó, mediante un comunicado, que no había admitido "por falta de pruebas sólidas y convincentes" la queja presentada por el Madrid.

El Barcelona mencionó expresamente al Madrid en su nota como denunciante de Busquets mientras que el club blanco se ha desmarcado del expediente abierto por la UEFA. La entidad presidida por Florentino Pérez asumió, por el contrario, que se había quejado "por un comportamiento antideportivo" de ocho azulgrana y "una estrategia diseñada para provocar determinadas decisiones arbitrales en contra del Madrid".

Desestimado también el recurso del Madrid contra el Barça por conducta antideportiva

Fue un inspector disciplinario de la UEFA, Jean-Manuel Leuba, el mismo que en su día pidió un castigo para Iniesta por forzar una tarjeta amarilla, quien intervino en medio del contencioso de los dos clubes para solicitar cinco partidos de suspensión para Busquets por sus presuntos insultos a Marcelo en el partido de ida de las semifinales de la competición europea.

La UEFA desestimó tanto la sanción a Busquets como la reclamación del Madrid, condenado además a pagar las costas del proceso, según el Barcelona. La decisión fue adoptada por el presidente de la Comisión de Control y Disciplina, Thomas Partl, que actuó en calidad de juez único. Sus miembros se reunieron el domingo para analizar la videografía presentada por el Madrid, en la que supuestamente Busquets llamaba "mono" a Marcelo, extremo que el Barça desmintió en sus alegaciones, en las que aseguró que lo que su jugador le había dicho era "mucho morro".

La resolución de la UEFA pone punto final al cruce de denuncias que el Barcelona y el Madrid se han interpuesto desde que el club azulgrana se quejó por unas declaraciones de José Mourinho, el entrenador madridista, opiniones que con anterioridad ya habían causado que el propio organismo europeo abriera un expediente al portugués, sancionado finalmente con cinco partidos mientras que el portero azulgrana Pinto era castigado con tres.

"El caso estaba cerrado para nosotros después de que Busquets hablara con el club de lo sucedido", afirmó ayer Villa cuando fue preguntado al respecto; "se ha hecho justicia". Casillas, en cambio, comentó: "Si la UEFA ha tomado esa decisión, sabrá lo que ha visto, qué ha dicho y qué ha pasado. No hay más vuelta de hoja. Todo el mundo lo ha visto".

Así las cosas, Pep Guardiola podrá alinear a su mejor equipo en la final del sábado 28 contra el Manchester United en Wembley: Valdés; Alves, Piqué, Puyol, Abidal; Xavi, Busquets, Iniesta; Pedro, Messi y Villa. La misma formación del 5-0 contra el Madrid en el Camp Nou. "Busquets se merece jugar", anunció el técnico azulgrana el sábado; "tiene alma competitiva".

A diferencia de la final de Roma, en la que no pudo contar con Alves, Márquez ni Abidal y jugaron Sylvinho y, como central, Touré, Guardiola tendrá para escoger en Londres. "Me lo van a poner muy difícil a la hora de elegir", confesó el entrenador, que cuenta con Mascherano como comodín por si no se recuperan a tiempo Puyol y Abidal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de mayo de 2011