Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:

Edad y flora intestinal

La flora intestinal siempre nos acompaña y el reciente estudio de los microbiomas del contenido intestinal de 22 europeos indica que en el intestino de las personas de más edad hay menos cantidad, comparando con la que hay en los jóvenes, de las bacterias que mejor reaccionan frente al estrés. Los investigadores proponen que esto se corresponde con el deterioro de nuestras defensas que acompaña a la edad, así nos convertimos en un lugar menos hostil para la flora intestinal que se especializa, además, en utilizar algunos carbohidratos que con el tiempo nosotros vamos asimilando peor. También observan una relación entre la abundancia de bacterias dotadas de algunos genes, que controlan la obtención de energía de los alimentos, con la propensión a la obesidad.

Por ahora, estos estudios se han limitado a recopilar datos obtenidos de la información genética, el ADN, del contenido intestinal e identificar, en el ordenador, la posible función de los genes de los que procede y el tipo de bacterias en cuyos genomas posiblemente se albergan.

Todo esto no es más que el principio de investigaciones que en el futuro nos desvelarán cómo se establece el equilibrio entre todas las bacterias que viven en nuestro intestino y cómo a su vez se mantienen en buena armonía con el cuerpo. Ya nos están indicando datos como que las bacterias que funcionalmente pueden reportarnos más beneficios no tienen por qué ser las más abundantes. Tampoco predominan numéricamente las que, adheridas a la mucosa, tardan más tiempo en eliminarse con el tránsito intestinal y que, sin embargo, parecen protagonistas de la propagación de la resistencia a los antibióticos. El detalle de todo ello, y su aplicación, nos sorprenderá cuando la potencia de los modernos métodos de secuenciación del ADN, aún no utilizados por estos investigadores, se generalice.

.

Miguel Vicente es profesor de Investigación en el Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC)

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de abril de 2011

Más información

  • ANÁLISIS