Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones municipales y autonómicas

El PP culpa a Zapatero de que los valencianos no puedan ver TV3

Paula Sánchez de León, en su doble condición de portavoz del Consell y del PP, responsabilizó ayer al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de que TV3 no se vea en la Comunidad Valenciana. En un acto del PP celebrado en la Muntanyeta dels Sants en Sueca (Valencia), Sánchez de León dijo: "Queremos que TV3 se vea aquí y Canal 9 en Cataluña, pero con las condiciones que determina la ley. El Gobierno central es el único que tiene la competencia para solucionar el problema habilitando un espacio radioléctrico suficiente (...). Vamos a firmar un convenio de reciprocidad con los gobiernos de las comunidades vecinas dentro de la legalidad".

La reciprocidad con Cataluña fue un hecho hasta que desde los estudios de Canal 9 en Burjassot se cortó la señal que permitía ver la televisión valenciana en aquella autonomía. Mientras, en Valencia, el Consell modificó la legislación autonómica para perseguir a Acció Cultural del País Valencià (ACPV) con el objetivo de cerrar los repetidores que distribuían la señal de TV3. Las multas impuestas a la asociación cultural valencianista suman cerca de 800.000 euros. ACPV tiene recurridas ante el Tribunal Supremo todas las sentencias en su contra, así como las multas, porque entiende que la competencia sobre el espacio radioléctrico es del Gobierno central y no del autonómico. El Consell, en realidad, pretende que se le otorgue otro múltiplex para tener los mismos que Cataluña y poder otorgar más concesiones a empresarios afines al PP.El PP ha aprovechado la presencia de dirigentes socialistas en la manifestación convocada el pasado sábado por Acció Cultural a favor de TV3 y de la libertad de expresión para sacar a pasear, una vez más, el fantasma del anticatalanismo que tan buenos réditos electorales suele proporcionarle. Sánchez de León volvió acusar al PSPV de ser cómplice de "quienes están empeñados en fomentar el catalanismo en la Comunidad Valenciana". "Su presencia [en la concentración] manifiesta claramente su rechazo por nuestras señas de identidad", afirmó.

La identificación de los socialistas con el catalanismo y, en consecuencia, su condición de supuestos antivalencianistas fue el eje del discurso de la consejera portavoz en presencia del presidente del PP de Valencia, Alfonso Rus; el vicesecretario de comunicación, Esteban González, y del consejero de Solidaridad y Ciudadanía, Rafael Blasco. "No nos sorprende", dijo, "la presencia de dirigentes del PSPV en este tipo de movilizaciones. Es histórica su percepción y reivindicación de unificar señas de identidad [entre la Comunidad Valenciana y Cataluña]".

De León no fue la única en agitar el espantajo del anticatalanismo. Más avezado en estas lides por su pasado en Unión Valenciana, el concejal del Ayuntamiento de Valencia y portavoz de la campaña del PP en la ciudad, Alfonso Novo, calificó la manifestación del sábado por la tarde de "espectáculo bochornoso, ofensivo, lamentable e insultante para los valencianos [en el que se encontraban] representantes del catalanismo más agrio, rancio y radical que todavía sigue obsesionado con algo tan vergonzoso y censurable como querer cambiar las señas de identidad, la lengua y la cultura de los valencianos". La manifestación fue, en opinión de Novo, "un insulto a los valencianos".

Lo de acusar a los socialistas de insultar a los valencianos debía formar parte del argumentario del día del PP, porque Alfonso Rus también volvió a la carga con la misma idea, esta vez a cuenta de la presencia de tres ministros durante el fin de semana: "Resulta curioso que ningún dirigente del partido socialista venga en cuatro años a Valencia ni a darnos la mano y ahora, a 30 días de las elecciones, estén aquí todos los días insultando".

El vicesecretario de comunicación del PP, Esteban González Pons, que en su época de consejero de Medio Ambiente se definió como "verde por fuera y rojo por dentro", insistió de nuevo en su oposición a las prospecciones petrolíferas frente a las costas de la Comunidad Valenciana. En ese sentido, hizo un llamamiento al ministro José Blanco, que se encontraba a la misma hora en la vecina población de Cullera, para que revocara la orden "de que se busque petróleo en la Albufera, en El Saler, en Gandia o delante de Cullera".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de abril de 2011