Selecciona Edición
Iniciar sesión
CARTAS AL DIRECTOR

El velo en el colegio

Nunca se puede expulsar a ningún niño de un colegio ni privado ni público, y aún menos se le puede denegar la admisión, pues con ello se conculca el principio ineludible e inexcusable del derecho a la educación que tenemos todos. Solo será posible si un juez lo dictamina por una causa muy grave, y siempre buscando la solución que se crea más conveniente para que al niño se le garantice la educación obligatoria.

Y menos aún será posible la expulsión, o el rechazo a su matriculación por llevar una prenda determinada. Toda persona es libre de ir vestida como le venga en gana sin que por ello pierda el respeto a nadie, y menos a sus compañeros, como alegaba un director para expulsar a una niña.

El motivo religioso que alegan para denostar a la niña que lleva un pañuelo a la cabeza tampoco es suficiente, pues el artículo 16.1 de la Constitución dice que se garantiza la libertad ideológica, religiosa y de culto de los individuos y las comunidades sin más limitación, en sus manifestaciones, que la necesaria para el mantenimiento del orden público protegido por la ley. Ningún reglamento puede aprobar una norma que no se ajuste a la ley, y en ninguna ley se determina cómo puede ir vestido cada individuo.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de abril de 2011