Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
La polémica por los vuelos de los eurodiputados

Los parlamentarios españoles también viajan en preferente

Las Cortes renegociaron en 2008 unos precios especiales con Iberia

Los diputados y senadores españoles pueden viajar en clase preferente -en avión y tren- siempre que lo deseen, a cargo del presupuesto de las Cortes y sin limitación alguna. Los parlamentarios tienen pagados todos sus desplazamientos por territorio español sin necesidad de justificar el destino o la clase elegida. Esta última la selecciona cada uno según la disponibilidad (por ello, hay quien a veces opta por viajar en turista), según la Presidencia del Congreso.

Las Cortes firmaron en 1998 un acuerdo con Iberia, que renegociaron en 2008 Javier Barrero (PSOE) y Juan José Lucas (PP), en nombre del Congreso y el Senado. Según este, los parlamentarios viajan en preferente sin coste adicional para las Cámaras. Tanto es así que la agencia de viajes del Congreso solo emite billetes de la aerolínea en preferente. La Cámara no facilita datos de los viajes de cada diputado, ni siquiera de los desplazamientos oficiales en delegaciones al extranjero autorizadas por la Mesa del Congreso.

Fuentes oficiales de la Cámara baja explican que Iberia prefirió negociar esa clase para dejar liberados los billetes de turista. La diferencia de precio entre una y otra categoría oscila entre el 20% de los vuelos nacionales y el 25% de los internacionales. Así, por ejemplo, Madrid-Málaga en turista cuesta 259,7 euros, mientras que, para los parlamentarios, supone 248,71 euros en preferente, siempre según los datos del Congreso.

Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya intentaron en febrero que todos los viajes se hicieran en turista, y se dirigieron al presidente del Congreso, José Bono, para pedirle que lo renegociara con Iberia. El objetivo, aseguran, es dar ejemplo de austeridad. Dos meses después aseguran que no han tenido respuesta.

Estas formaciones sostienen que el coste para las Cortes sería aún menor si la bonificación se aplicara a los billetes en clase turística. Es decir, si el descuento para los parlamentarios se aplicara sobre la tarifa más económica.

Con el resto de compañías aéreas y con Renfe, los diputados y senadores pueden viajar en preferente siempre que quieran, y el Congreso se hace cargo del coste.

La Cámara asegura que se utilizan indistintamente billetes de preferente o de turista, en función de la disponibilidad y la capacidad de cambio, porque los primeros tienen mayor flexibilidad.

Desde hace dos meses, Bono tiene sobre su mesa las propuestas de todos los grupos parlamentarios para modificar los supuestos privilegios de los que se benefician los diputados. Estos incluyen el régimen de pensiones, las indemnizaciones cuando dejan el escaño, las incompatibilidades y la transparencia patrimonial. Aún no se ha hecho una propuesta, y, según fuentes parlamentarias, se esperará hasta después de las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo.

Solo Izquierda Unida e Iniciativa per Catalunya incluían en su propuesta la modificación de los viajes de los diputados.

Fuentes parlamentarias aseguran que, en principio, no está entre las prioridades de los grupos mayoritarios (PSOE y Partido Popular) y, por tanto, no está prevista su modificación.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 8 de abril de 2011