Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

De olímpica a termal

Los últimos intentos de situar a Valencia en el mapa -Copa del América, Global Champions Tour, Gran Premio de Europa de Fórmula 1- nos han costado cantidades ingentes de euros. En todos los casos y bajo el paraguas de acontecimientos deportivos de alto nivel, los Gobiernos municipal y autonómico han priorizado intereses turísticos y mediáticos por encima de los estrictamente deportivos.

Pero hasta eso parece ser agua pasada. La construcción de un complejo de aguas medicinales junto al mar y la apuesta por el turismo termal que según la alcaldesa está en auge, revelan el interés real del Partido Popular por el deporte en general y los valencianos en particular.

Llevamos muchos años reclamando la construcción de una piscina cubierta de medidas olímpicas en la que poder acoger eventos nacionales e internacionales, en la que pudieran entrenar los nadadores de élite, en la que pudiera jugar el equipo de waterpolo... En 2004 el PP se comprometió a su construcción en el solar municipal junto al puerto. El arquitecto José María Tomás proyectó -supongo que se lo pagarían- un complejo espectacular, con cúpula traslúcida para que entrase la luz solar e instalaciones de topo tipo dirigidas a deportes de agua. Además, iba a ser la piscina del barrio, de todos los valencianos. En varias ocasiones se dijo que las empresas no estaban interesadas en su construcción. Lógico, los beneficios económicos de su explotación no serían precisamente millonarios. Pero para eso están las Administraciones públicas, para invertir en servicios para el ciudadano y la ciudad.

La capital europea del deporte en 2011 seguirá sin piscina cubierta de medidas olímpicas

Además de la élite de la natación, los vecinos de la zona siguen reclamando una piscina cubierta a semejanza de otros barrios de la ciudad. Las promesas de Barberá vuelven a diluirse entre el humo de las pompas y el glamour. Sus compromisos se diluyen entre sus mentiras cuando afirma que la Villa Termal tiene coste cero para los valencianos, de momento el solar es propiedad municipal y lo hemos pagado entre todos.

El proyecto inicial -presupuestado en 18 millones de euros (4 menos que el complejo actual)- ha dormido en algún cajón del Consistorio mientras el solar ha servido de parking en la Copa del América y de parque recreativo durante la fórmula 1. Ahora emerge con objetivos distintos. Han bastado 12.000 euros anuales -canon que pagará la empresa al Ayuntamiento para que la apuesta por el deporte del PP se haya convertido en un complejo termal.

Valencia, la capital europea del deporte en 2011, continuará sin piscina cubierta de medidas olímpicas.

Hace años un club de waterpolo propuso la climatización y cubrición de la piscina de verano del parque oeste, que sí tiene las medidas requeridas. En su momento, desde el equipo de gobierno tildaron el proyecto de despilfarro. Hoy, en el recientemente aprobado Plan Estratégico del Deporte, plantean una medida similar para cubrir la deficiencia de instalaciones. A última hora incorporaron al documento la posibilidad de utilización de la piscina que se iba a construir junto al puerto pero sin aclarar cómo iba a ser esta. La burla es mayúscula, para atender la demanda de una piscina de 50 metros... la opción a corto plazo es el calentamiento del agua del complejo del Parque del Oeste o incluso su cubrimiento. Llegar a acuerdos con algún club y, por último, contemplar la opción de utilización de la parcela del Balcón al Mar.

La primera en la frente. ¿Cómo vas a utilizar el Balcón al Mar si no existe?, ¿la Concejalía de Deportes no sabía lo que se iba a construir en esa parcela?. No sé si pensar si Urbanismo le ha metido un gol por la escuadra a Deportes, si trabajan en total descoordinación, si nos han querido engañar a los demás, o directamente ninguno de todos tiene nada que decir en el tema porque a la alcaldesa se le ha pasado el pito del deporte y ahora le apetece fomentar el turismo termal, que está en auge.

El PP tiene una habilidad inusual para darle la vuelta a todo y salir airoso, pero no podemos amilanarnos. Prometieron un complejo deportivo y una empresa privada va a construir un centro turístico. Esa es su apuesta, personalmente no me parece la mejor opción pero, al margen de la opinión personal, debemos demandar que se explique sin tapujos, que se dejen de artimañas para confundir al personal y digan claramente que su apuesta es el turismo y no el deporte. Y mira que son compatibles.

Mercedes Caballero es concejal Ayuntamiento Valencia por el PSPV-PSOE. www.mercedescaballero.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de abril de 2011