Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:RYOICHI HATTORI | Diputado del opositor Partido Socialdemócrata de Japón

"El desastre de Fukushima ha sido provocado por el ser humano"

Dice que su partido lo había advertido, que la central de Fukushima era peligrosa. Ryoichi Hattori, de 61 años, del Partido Socialdemócrata, es uno de los 10 miembros de esta formación política en la Dieta (el Parlamento de Japón). Hattori recorrió las zonas afectadas una semana después de producirse el terremoto y el tsunami del pasado 11 de marzo.

Pregunta. ¿Cómo está la situación tras el terremoto, el tsunami, y en plena crisis nuclear?

Respuesta. Es una gran catástrofe, los daños son muy amplios. Lo más urgente en este momento es limpiar los restos del tsunami, que los niños vuelvan al colegio y resolver el problema de vivienda de los refugiados. Las prefecturas de Miyagi e Iwate son muy montañosas. El mar inundó la tierra y en muchos lugares el agua no se ha ido. No sabemos si podrá recuperarse el terreno. Nuestro partido venía advirtiendo del peligro de las nucleares, porque Japón sufre muchos terremotos y está superpoblado, pero nos ignoraron.

P. ¿Cómo ve la situación en Fukushima?

R. Es una central de más de 40 años y Tepco decidió alargar su vida, y nosotros estábamos en contra. También estábamos en contra de que se utilizara plutonio (un componente muy tóxico) en su tercer reactor. Pero la Agencia de Seguridad de Nuclear está integrada en el Ministerio de Economía, y eso no puede ser. La seguridad de las centrales era demasiado laxa, y están demasiado cerca del nivel del mar. Fukushima solo estaba preparada para un tsunami de cinco o seis metros. Técnicos de la planta y de EE UU (que suministró los reactores) habían advertido de los problemas de seguridad. Pero las advertencias fueron ignoradas. Para Fukushima, esto no ha sido un desastre natural sino un desastre provocado por el ser humano.

P. El Gobierno ha sido acusado de ocultar información tras la catástrofe. ¿Qué opina de esto?

R. El Gobierno, Tepco y la Agencia de Seguridad Nuclear no tomaron en serio lo ocurrido. Nada más después del terremoto, los directivos de la agencia le dijeron al primer ministro, Naoto Kan, que la central estaba bajo control. La monitorización de la radiación y la investigación sobre el plutonio (detectado en varios lugares de la planta) han sido muy lentas.

P. ¿Qué piden al Gobierno?

R. Yo fui a Minamisoma, que está dentro de la zona de 20 a 30 kilómetros alrededor de la central en la cual el Gobierno recomendó a la gente que no saliera a la calle. Pero los suministros de comida solo llegaban hasta los 30 kilómetros, no solo porque los conductores no querían entrar sino porque la policía no les dejaba. Las medicinas tampoco llegaban a los hospitales. En un asilo, quedaban 180 ancianos pero sólo cuatro cuidadores. Los demás se habían ido. Queremos que se amplíe el área de exclusión en función de la radiactividad. Y que se entregue yodo a todos los niños que viven en un radio de 300 kilómetros (lo cual incluye Tokio) para que lo tomen si hace falta.

P. ¿Está informando el Gobierno de forma adecuada?

R. El Gobierno tiene que explicar qué está pasando exactamente. Puede haber más daños en Fukushima de lo que dice. Debería plantear el peor escenario, no para abanicar el miedo sino para estar preparados.

P. ¿Cómo ve el papel de Tepco en la crisis?

R. Es un papel criminal. Ha cometido muchos errores. Aunque quiebre, Tepco debe indemnizar a todas las víctimas.

P. ¿Qué opina de la gestión de la crisis por parte de Naoto Kan?

R. Su reacción ha sido muy lenta. Creo que al principio no se dio cuenta del peligro y la importancia del problema en Fukushima.

P. ¿Qué debe hacer Japón con sus centrales nucleares?

R. Hemos exigido que se cierren los seis reactores de Fukushima 1, las centrales de más de 40 años y la planta de Hamaoka, que se encuentra en una zona de alto riesgo sísmico [a 200 kilómetros al sur de Tokio]. Además, queremos que se revise el diseño de seguridad de todas las centrales existentes (55) y que se cancelen los planes de nuevas plantas. Japón debe potenciar las energías renovables, que ahora sólo suponen el 1% del total. El Partido Socialdemócrata defiende la eliminación progresiva de las centrales nucleares.

P. ¿Qué consecuencias políticas debería tener la crisis?

R. Deberían dimitir los responsables de Terco, del Ministerio de Economía, Comercio e Industria; de la Agencia de Seguridad Nuclear, y algunos académicos universitarios. Respecto a Naoto Kan, debería haber cambiado hace tiempo; pero esta crisis ha alargado su mandato.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de abril de 2011