Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:

Misión de audaces

"¿Quién era John Wayne?", exclama un personaje de Invasión a la Tierra. Quizá el director de esta película bélica, con extraterrestres al fondo, podría quedarse en blanco si alguien le preguntase, por ejemplo, ¿quién era John Ford? En Invasión a la Tierra el sentido del espacio fordiano es pulverizado sin recato, pero, contra todo pronóstico, en este ejercicio de estilo a lo Michael Bay -en clave inmersivo / chatarrera- parecen sobrevivir algunas micropartículas de la épica elegiaca que recorría la filmografía del autor de La legión invencible (1949): ahí están ese monólogo del soldado ante la tumba del hermano muerto, la carta de amor post mórtem o el discurso de motivación a la tropa cuando todo parece perdido.

INVASIÓN A LA TIERRA

Dirección: Jonathan Liebesman.

Intérpretes: Aaron Eckhart, Michelle Rodriguez, Bridget Moynahan, Ramon Rodriguez.

Género: ciencia-ficción. EE UU, 2011.

Duración: 106 minutos.

Director de la secuela de un remake -La matanza de Texas. El origen (2006)-, Liebesman no parece admitir línea de diálogo sin signo de exclamación y sus operadores parecen moverse con la urgencia de quien requiere aliviar su vejiga, pero, a pesar de todo, logra que, bajo la histeria, aún se reconozca (por lo menos) la degradación de lo clásico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de abril de 2011