ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 29 de marzo de 2011

Acaba la legislatura más convulsa

El jefe del Consell firma la disolución de las Cortes y la convocatoria electoral

El presidente de la Generalitat, Francisco Camps, firmó ayer, poco antes de las dos de la tarde, el decreto de disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones para el próximo 22 de mayo, en coincidencia con las municipales.

Camps eligió el Saló de Corts del Palau de la Generalitat para estampar su firma, en un ambiente de recogimiento, y dar por liquidada la VII legislatura. La firma pone fin al mandato más convulso de cuantos han tenido lugar desde la recuperación del autogobierno de los valencianos. Tanto que el propio Camps estuvo tentado, al menos en dos ocasiones, de adelantar los comicios a Cortes Valencianas para intentar superar la grave crisis institucional provocada por el caso Gürtel. Finalmente optó únicamente por defenestrar a Ricardo Costa, su mano derecha en el Grupo Popular y en el PP, y repartir sus funciones entre un equipo más amplio.

La VII legislatura se cierra sin ningún lustre pese a la reforma estatutaria

Camps acaba esta legislatura en los antípodas de donde empezó. Ha pasado de ser un barón plenipotenciario en el PP con capacidad de influir en España a ser el primer presidente de la Generalitat imputado por la justicia. Un calificativo que ha sido demoledor, no solo para su liderazgo y su carrera política, sino también para la gestión de un Gobierno valenciano paralizado frente a una gravísima crisis económica.

La oposición tampoco puede presumir de estabilidad en esta legislatura que concluyó ayer. Los socialistas perdieron el liderazgo de Joan Ignasi Pla, nada más empezar la legislatura, en octubre de 2007. Pla se vio obligado a dimitir de sus cargos por no poder acreditar el pago de una reforma en su casa. Le sustituyó Ángel Luna como portavoz, ahora también imputado por un supuesto delito de encubrimiento al mostrar un informe policial sobre el caso Gürtel bajo secreto judicial. Y Jorge Alarte como nuevo hombre fuerte del PSPV.

Compromís se rompió en dos esquejes con la división de Esquerra Unida y ahora presentan proyectos diferenciados. Por eso, y otras cosas, no es extraño que Camps dijese ayer a sus diputados: "Lo más bonito de estos cuatro años ha sido vuestra sonrisa".

El decreto de disolución de las Cortes Valencianas y convocatoria de elecciones, que hoy se publicará en el Diari Oficial de la Comunitat Valenciana y en el Boletín Oficial del Estado, especifica que el nuevo Parlamento se constituirá el 9 de junio a las 10.30. Fecha en la que tendrán que tomar posesión los 99 diputados elegidos por los ciudadanos, 35 de Alicante, 24 de Castellón y 40 de Valencia.

Aunque la campaña electoral oficialmente se inicia el 6 de mayo, Camps dio ayer el pistoletazo de salida. Y lo hizo con un continuo. Por la mañana, en el Palau de la Generalitat, Camps presentó los actos del bicentenario de la Constitución de 1812 La Pepa. Acto que aprovechó para reivindicar la españolidad de la Comunidad Valenciana. Horas más tarde, con la militancia, se mostró convencido de que su confrontación con el Gobierno socialista le dará réditos electorales.

"Somos la nación, somos parte del Estado y tenemos la misma obligación para reivindicar desde la Comunidad Valenciana la grandeza de España", dijo Camps en el acto institucional. En el mitin, tras firmar la convocatoria electoral -con el lema 56 dies, hui més que mai-, Camps insistió: "Esta tierra se ha convertido en una fórmula inexcusable, necesaria y fundamental para poner en marcha España". Es decir, para que Mariano Rajoy pueda ganar las generales. Allí, ante cerca de 400 cargos y militantes congregados en un salón de fiestas de Riba-roja, Camps se esforzó por presentar las elecciones autonómicas como la primera vuelta de unas generales.

"El Gobierno valenciano le ha ganado la partida al Gobierno socialista de Madrid y en ello ha ganado España gracias a nosotros", sentenció. "Nos hemos sacrificado y en lugar de agachar la cabeza ante los gobernantes socialistas que no creen en España hemos puesto en marcha este proyecto (...) el del camino difícil, del esfuerzo y de plantar cara", remachó.

El discurso, con el que Camps aspira a revalidar su amplia mayoría, contrasta con los principales indicadores de desarrollo, como el crecimiento del Producto Interior Bruto o la renta per cápita, por debajo de la media española. Situación a la que hay que añadir una deuda desbocada que lastrará inevitablemente la próxima legislatura.

La legislatura actual concluye, además, sin ningún lustre. En su tramo final, las Cortes han aprobado casi de manera clandestina una reforma puntual del Estatut d'Autonomia -una disposición adicional para pedir al Estado que cumpla durante siete años con un porcentaje de inversión equiparable al de la población-. Un cambio en la carta de autogobierno de los valencianos que nada tiene que ver con la que aprobaron en 2006 Camps y Pla y que, con la nueva reforma planteada, ha dejado al aire las limitaciones de un documento que está todavía por desarrollar.

La propia Mesa de las Cortes, controlada por el PP, cierra la VII legislatura con el dudoso mérito de haber acumulado varias sentencias contrarias del Tribunal Constitucional por obstruir la labor de los grupos de oposición. La propia presidenta de las Cortes, Milagrosa Martínez, que en estos cuatro años ha dado muestras de su poca habilidad para controlar los debates, no repetirá. En la retina quedan los plantes de la oposición, las camisetas con lemas de los diputados, la piedra dejada caer al hemiciclo por Ángel Luna, etc.

Camps ha decidido presentar a Martínez, de nuevo, como candidata a la alcaldía de Novelda. Una decisión que no es del agrado de Martínez, que conservará su escaño pero sin los honores de la segunda autoridad autonómica.

Con la disolución de la Cámara, el PSPV anunció que hoy presentará en Ràdio Televisió Valenciana una propuesta para regular la información electoral "en cualquiera de sus formatos".

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana