ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 24 de marzo de 2011
Intervención aliada en Libia

Turquía participará con cuatro fragatas en el embargo naval

Kuwait y Jordania se suman a la coalición aliada con apoyo logístico

Seis barcos de la OTAN con apoyo aéreo empezaron ayer a patrullar aguas internacionales próximas a Libia para imponer el embargo de armas dictado por el Consejo de Seguridad. El despliegue es solo la fase inicial de un plan para el que la Alianza cuenta con al menos otros 16 barcos y submarinos ofrecidos por siete aliados. Turquía, con cuatro fragatas y un submarino, será el principal contribuyente a esa fuerza. El acuerdo de la OTAN sobre el despliegue naval sigue sin ser acompañado de su equivalente para imponer una zona de exclusión área. Los aliados continúan debatiendo sobre ello y el futuro papel de la OTAN en la campaña, que los países de la coalición y otros invitados discutirán el próximo martes en Londres.

La OTAN anunció como un triunfo el lanzamiento de la Operación Protector Unificado para "cortar el flujo de armas y mercenarios al régimen de Gadafi", como dijo la portavoz aliada, Oana Lungescu. Según precisó, "el régimen libio ha adquirido armas y contratado mercenarios, y tenemos información de que esa actividad sigue y es importante que la OTAN actúe para impedirlo".

La decisión de actuar siguió inmediatamente a la luz verde política dada el martes por los embajadores aliados. La urgencia no ha permitido que lleguen los efectivos prometidos por los otros socios, entre ellos España. A la espera de las 16 naves prometidas, realizan la misión de control una fragata, un buque auxiliar y cuatro dragaminas adscritos a la OTAN, con apoyo de aviones de vigilancia y de cazas.

Las aportaciones pendientes son un barco de mando y control italiano, 10 fragatas (cuatro de Turquía y una de Canadá, España, Reino Unido, Grecia, Italia y Estados Unidos), tres submarinos (España, Italia y Turquía) y dos barcos auxiliares (Italia y Turquía), según el general canadiense Pierre St-Amand. "Podrán parar y realizar abordajes sobre buques sospechosos", señaló en general. "Si hay dudas sobre la legitimidad de la carga, el barco será llevado a puerto para una investigación en profundidad".

La cadena de mando de esta operación desciende desde el cuartel general aliado en Mons (a unos 70 kilómetros al sur de Bruselas), que encabeza el almirante James Stavridis, a la base aliada de Nápoles, y de allí al buque en que estará el almirante italiano responsable de las operaciones.

La OTAN acepta nuevos aportes. Algunos de los prometidos han de ser aprobados todavía por los Parlamentos nacionales, como ocurre con Turquía. Ankara se ha sumado a Protector Unificado tras obtener garantías de que no se pondrá en peligro vidas libias.

Entre los aliados sigue abierto el frente político. Los embajadores continuarán hoy discutiendo sobre el engarce de la OTAN en la campaña, aparentemente "con ánimo constructivo", según Lungescu.

Todo está a expensas de la definición que Estados Unidos y Francia, como cabezas de dos posiciones enfrentadas, den al papel de la Alianza en Libia, que Washington califica de clave. EE UU desea descargarse de la responsabilidad principal en la actual operación de bombardeo y Francia quiere a la OTAN como simple instrumento de planificación y ejecución supeditado a una dirección política en la que la Alianza como tal no participaría. Una fuente aliada hace notar que "en el mundo solo hay dos entidades capaces de un comando y control como el que esta operación requiere: Estados Unidos y la OTAN. Y Estados Unidos quiere dejarlo".

Del papel de la OTAN discutirán el próximo martes en Londres los ministros de Exteriores de la coalición internacional junto con representantes de la Liga Árabe y de la Unión Africana, según anunció ayer el jefe de la diplomacia francesa, Alain Juppé. De la Liga Árabe, sólo Catar ha hecho una aportación militar, con cuatro aviones. Emiratos Árabes Unidos ha ofrecido apoyo por precisar y, según el primer ministro británico, David Cameron, Kuwait y Jordania contribuirán logísticamente a la protección de población civil.

La cita de Londres será la primera para hacer realidad la idea franco-británica de crear un directorio civil por encima de la Alianza para dar impulso político a la campaña libia e instrucciones a la OTAN.

Milicianos rebeldes descargan proyectiles de un tanque de las tropas de Gadafi. / ARIS MESSINIS (AFP)

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana