Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Fallas 2011

Internet 2.0 muestra otra visión de la fiesta

La crítica, el debate y el humor triunfan en las redes sociales más iconoclastas y divertidas

La parte más social de Internet (redes sociales, blogs, YouTube,...), esa que invita a compartir experiencias y opiniones de la vida cotidiana, se afianza también en el mundo de las Fallas. Y además permite descubrir otra visión de la fiesta, alejada del folclore, en la que el humor flirtea con los tópicos y donde la crítica plantea que otras Fallas son posibles. En el año 2007 el Tío Masclet, un personaje fallero al más puro estilo Torrente, divirtió a miles de personas a través de YouTube. Este año lleva paso de convertirse en icono La última falla, una sitcom de la que ya se han rodado seis capítulos.

Dirigida y escrita por los jóvenes guionistas Juan Torres y Luis Ponce, plantea que la Comunidad Valenciana y sus fiestas han desaparecido. 40 años después del suceso, un profesor de una universidad madrileña, encarnado por Tonino Guitián, estudia el proceso. A partir de ahí, todos los capítulos recrean la fiesta a través de sus cuatro protagonistas. Los seis capítulos, de 10 minutos de duración cada uno, pueden descargarse por Internet (www.laultimafalla.com). Sus creadores aspiran a vender la segunda temporada a Canal 9 u otra televisión, pero mientras tanto la comedia triunfa en la red. Internet puede ayudarles a catapultar sus carreras en el sector audiovisual, tan castigado por la crisis.

Las redes sociales también favorecen su emisión: el primer capítulo fue compartido en Facebook por más de 350 personas y el resto por un centenar. "Los valencianos, y también el mundo de las Fallas, no soportan la autocrítica, en seguida te acusan de catalanista. Esto nos diferencia de lo que ocurre con los vascos o los catalanes, que sí son capaces de hacer productos de humor sobre sí mismos para reírse, algo muy sano", explica Juan Torres.

En redes sociales como Facebook —más popular que Twitter en el mundo fallero—, es posible pertenecer a grupos, gestionados de manera anónima, a favor de la fiesta como Las Fallas molan y Las Fallas de Valencia que superan las decenas de miles de amigos. O en contra, como el grupo Soy Antifallas con más de 700 amigos. Los primeros superan siempre a los segundos.

Y otra visión que resulta interesante es la parte más social de Internet, que se centra en el mundo de las Fallas, más allá de los tópicos y los tintes folclóricos. Estas páginas están realizadas por seguidores vocacionales e incondicionales de la fiesta que también son capaces de criticarla para mejorarla.

Una de las iniciativas pioneras es Distrito Fallas. Creada en 2000 por Carlos A. Fernández, un economista en excedencia que trabaja de conserje en un instituto, su web informa sobre el mundo de las fallas con un afán divulgador e investigador sin caer en el folclore. "La fiesta es mucho más rica de lo que parece", señala quien fue fallero durante más de 15 años y sigue prendado de las Fallas. Su página va más allá de la mascletà, o de una presentación fallera, para descubrir libros, anécdotas, cuestiones históricas y hasta una sección de humor que la distingue de las demás.

Las redes sociales han ampliado su horizonte: algunos de sus titulares se han llegado a leer 21.000 veces en Facebook y un centenar de personas lo siguen en Twitter. Está considerado como un medio acreditado por Junta Central Fallera.

Xavier Serra, un ingeniero informático de 26 años, es el promotor de Malalt de Falles, un blog muy particular creado hace cinco años y que en Facebook reúne ya a cerca de 5.000 amigos. Escrito íntegramente en valenciano, analiza el mundo de las Fallas, "al que es adicto", desde una óptica diferente del tópico. Pone énfasis sobre todo en el monumento, la esencia de la fiesta y más ahora que aspira a convertirse en Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco. Su Facebook, muy activo, reúne centenares de fotografías y vídeos de la plantà estos días. Reivindica una mayor autocrítica para mejorar la fiesta.

Sebas Marín acostumbraba a hacer las maletas para huir de las Fallas. Hasta que sus hijas consiguieron retenerlo para convertirlo en fallero de la comisión Borrull-Socors, de la que ha llegado a ser presidente. Desde hace tres años gestiona el blog ExceSOS Fallers, en el que critica los abusos de esta fiesta. La premisa que ha inspirado al mismo es que "las cosas se cambian desde dentro".

Los organismos oficiales también se suben al carro de las nuevas tecnologías. Junta Central Fallera (JCF) dispone de portal web www.fallas.com desde 1997. En aquella época el impacto era mínimo: 500 visitas mensuales, nada que ver con las más de 18.000 visitas diarias que recibe el portal, según la propia entidad. Una nueva web, que acaba de estrenarse este mes, está concebida para explotar al máximo el filón de Internet.

Laura Caballero, la fallera mayor de Valencia, también está en Facebook y en Twitter, aunque estos días es imposible hacerse amigo porque ha recibido más de mil solicitudes, lo que le ha bloqueado la cuenta.

Luis Ponce, artífice de La última falla, una sitcom que causa furor en la Red. / mònica torres

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de marzo de 2011