Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El cómic, de la Red al papel

Mike Bonales y David Prieto explican en Alicante, con motivo de Unicómic, los secretos de la eclosión de las viñetas en Internet

La tira El conejo frustrado recibe más de 30.000 visitantes cada mes en Internet, y obtuvo el premio al Mejor Cómic online en Expocómic 2010. El éxito de seguidores de las historietas creadas por Mike Bonales, de 30 años, le ha permitido, por extraño y poco frecuente que parezca, pasar de la web al papel. Y sus personajes, Rodolfo, Rodolfito, El abuelo, Baldo y Arturo, figuran en libros y en la Red. "El futuro es incierto, el papel no desaparecerá, la webcómic es diferente", admite Bonales, quien no obstante considera que en las tabletas digitales los cómics tendrán cierto éxito. "La web no tiene límite en cuanto a espacio, el proceso es más abierto", añade David Prieto, de 23 años, editor de la Antología del webcómic 2009 y 2010.

Bonales: "La web no tiene límite de espacio, es más abierta"

Prieto: "Hay más de 12 webcómics colectivos muy interesantes"

Los dos recalaron ayer en el espacio Camon de Alicante para explicar precisamente cómo las nuevas tecnologías han dado la vuelta a las viñetas tradicionales y sus fórmulas de edición. "Se están dando experiencias colectivas en el cómic muy interesantes", apunta Prieto, que cita el caso del historiador Juan Espadas, cuyos alias en la red es Ensis, que escribe el guión de la historia y luego varios dibujantes van creando los personajes e ilustrando, con diferentes caras, una misma historia. "Hay más de 12 experiencias colectivas como esta, es un cambio importante", admite el impulsor de la primera recopilación de webcómics españoles Cómics 2.0. Antología del webcómic, que se publicó en 2009, un libro que recoge el trabajo de 70 creadores españoles que hasta la fecha solo habían publicado en Internet.

Otro ejemplo es la web El estafador, donde plantean un tema concreto y a partir de ahí cada autor "hace un chiste, interpreta o plantea una viñeta sobre la cuestión", apunta Prieto. Los lenguajes de la Red son diferentes, y el medio también. En Internet, recuerdan, es muy fácil acceder, no está el filtro de la editorial, tampoco hay limitaciones de espacio, las consultas pueden llegar de cualquier parte del mundo, es interactivo y sirve de plataforma para promocionar a dibujantes noveles. Y ante la pregunta existencial: ¿De qué vive un autor de cómic en la Red? Bonales contesta: "De cualquier otro trabajo que té dinero". Y es que el problema es la financiación. No obstante, ya han empezado a experimentar algunas fórmulas alternativas de ingresos, y algunos gracias al éxito de la red reciben encargos personalizados.

Estos dos jóvenes talentos se sumaron así a la semana de charlas y actos de Unicómic, que reúne en Alicante a especialistas en esta materia. Y los amantes de la viñeta tradicional pueden visitar en FNAC de Alicante una exposición conmemorativa del 25º aniversario de la editorial norteamericana DC Comics, cuna de Superman y Batman.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de marzo de 2011