ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

domingo, 6 de marzo de 2011
Entrevista:JAMES MUIR | Presidente de Seat | Empresas & sectores

"Los problemas de nuestra compañía son muy similares a los de España"

Archivado en:

Tras varios años tratando de definir su naturaleza y su destino y con un variopinto desfile de presidentes, parece que Seat ha encontrado por fin su camino de la mano de un galés de Liverpool, convencido del gran paralelismo entre la situación de la marca automovilística y la de un país que debería estar más orgulloso del made in Spain.

Pregunta. Aunque no han hecho públicos sus resultados, ¿puede hacer una valoración del pasado ejercicio?

Respuesta. Los resultados van a ser mejores que los del año anterior, pero no son todavía aceptables. De cualquier manera, hemos cumplido con nuestros compromisos por primera vez en los últimos años.

P. ¿Siguen manteniendo las perspectivas de alcanzar beneficios en cinco años?

Para ser realmente líder necesitas tres puntos de ventaja con el siguiente

Los políticos deben utilizar los automóviles de su marca local

R. Quizá antes. Lo que hemos dicho es que el plan de negocio que pusimos en marcha es de cinco años y dentro de este periodo volveríamos a los beneficios, pero puede ser antes.

P. ¿Y qué va a ocurrir este año?

R. Pues que venderemos más, fabricaremos más, por lo que tendremos un mayor grado de utilización de la planta de Martorell, y las pérdidas se reducirán. Son los planes que ya anunció a finales de año el señor Winterkorn, presidente del Grupo Volkswagen. Me encantaría poder tener ya beneficios, pero de momento estamos intentando cambiar la salud de la compañía. Y, en ese sentido, se puede establecer un cierto paralelismo con España. Darle un giro a

Seat puede ser un ejemplo de cómo se puede hacer girar a todo un país. Porque los problemas de España son muy similares a los de Seat: infraestructuras; una legislación laboral muy retrasada, con poca movilidad y flexibilidad; poca utilización de las capacidades... la planta de Martorell no funciona a pleno rendimiento. El 20% de la población está en el paro, pero es mucho peor si tenemos en cuenta que el 40% de las personas de menos de 30 años están desempleadas. El futuro está infrautilizado. Seat construye muy buenos coches, pero no todo el mundo lo sabe y lo valora. España fabrica muchos productos excelentes, pero no se conocen fuera de España. Tiene, por ejemplo, el mayor potencial turístico, pero el cliente percibe que la calidad de los servicios no es muy buena. Es un país como Seat, con un gran potencial, pero en el que todo ha venido de fuera, las inversiones del exterior, como en Seat. No se ha sabido aprovechar su potencial. Demasiado dinero fácil. Los españoles se sienten muy orgullosos de serlo, pero hay que trabajar para ganarse ese orgullo. Si Seat quiere ser líder en España, nos lo tenemos que ganar.

P. ¿A cualquier precio? Para tener más cuota de mercado hay que renunciar a una mejor rentabilidad... Además, los primeros están muy reñidos, con escasa diferencia, en torno al 9% o el 10%.

R. Sí, y para ser líder de verdad necesitas al menos tres puntos de diferencia con el siguiente. Podemos superar con holgura este límite y conseguir una diferencia mínima de tres puntos con el segundo. España no es un mercado especial, tiene los mismos actores que otros mercados.

P. Sí, pero con marcas nacionales destacadas...

R. Efectivamente son marcas locales, autóctonas y ¿por qué ha de ser distinta la situación en España? ¿Por qué el cuerpo diplomático, las instituciones, las administraciones, del nivel que sean, no eligen Seat? Se piensa que todo lo que está hecho fuera de España es mejor. Esa es la mentalidad española, hoy por hoy. Los políticos tienen que utilizar los coches de su marca local. Seat es la compañía industrial que más invierte en España y el tercer mayor inversor en I+D+i, según cifras de Eurostat, lo que supone una cifra importante de impuestos. Hasta ahora fluía el dinero fácil, tenemos una tarea importante por delante.

P. Pero ha sido una marca que ha dado muchos bandazos durante los últimos tiempos...

R. Ese es otro pretexto. Yo me pregunto cómo puede ser tan orgulloso el pueblo español y no sentirse al mismo tiempo orgulloso de sus productos. Hay demasiada preocupación por aspectos superficiales y no por lo realmente sustancial. Y no pretendo en absoluto criticar a los españoles, al contrario, quiero que España se convierta de verdad en un socio más activo de la Unión Europea. España debe luchar por su industria.

P. En el caso de Seat, eso era difícil cuando no terminaba de encajar dentro del grupo Volkswagen. Con cambios continuos de presidentes. Cuando los problemas más importantes eran financieros, mandaban a un financiero; si eran comerciales, a un comercial, a un industrial si...

R. Efectivamente, esa era la situación. El problema de Seat es que nunca ha encontrado su salida. Pero, al mismo tiempo, los españoles y su Gobierno tienen que abrir los ojos y despertar. Necesitan tener más esperanza, una visión de futuro, creer en sí mismos y no escudarse en excusas. En estos momentos, ese es el ambiente y es muy deprimente. En España hay una gran y lógica preocupación por el empleo... Mi intención es ayudar a Seat para ayudar a rejuvenecer el país. Demostrar con un ejemplo lo que se puede hacer. Favorecer mucho más las exportaciones es otro ejemplo.

P. Pero, en el caso de Seat, ¿pretenden volcarse en el mercado nacional, potenciar su españolidad y al mismo tiempo potenciar las exportaciones?

R. ¿Por qué no?

P. Si enfocan los productos para el mercado español puede ser más difícil venderlos fuera...

R. No lo creo, el mercado español no es muy diferente de otros europeos. El Seat Ibiza, por ejemplo, tiene un gran éxito en España y fuera. Ese es un buen ejemplo.

P. Las marcas generalistas como Seat suelen repartir sus ventas entre varios productos de distintos segmentos. Sin embargo, Seat está prácticamente centrada en el Ibiza y un poco en el León...

R. Así es, por lo que tenemos que ampliar nuestra gama de productos y cubrir el resto de los segmentos. Hacer lo mismo que estamos haciendo con el Ibiza, del que ofrecemos tres carrocerías. Ampliar la gama del León, avanzar más con el Exeo, que en el futuro será un Seat cien por cien. Quizá también necesitaremos un SUV, como el prototipo que hemos presentado en Ginebra como punto de partida, un nuevo Toledo... El año que viene habrá una gran ofensiva de Seat con cuatro nuevos productos en el mercado, uno por trimestre. Nunca en la historia de Seat ha ocurrido eso.

P. Eso supone importantes inversiones. Más de 1.200 millones de euros en cuatro años, según dijo recientemente el vicepresidente de VW y presidente del Consejo de Administración de Seat, García Sanz...

R. Efectivamente, y es una prueba clara de la confianza del Grupo Volkswagen en Seat. En su futuro.

P. ¿Supondrá también la consolidación definitiva de Martorell?

R. Martorell es una gran factoría con una capacidad para más de 500.000 unidades al año. Es una de las más grandes del mundo. Pero nuestro plan es aún mayor y supera la capacidad de Martorell. A largo plazo tendrá una ocupación completa.

P. ¿En cinco años?

R. Antes. En tres. Y tendremos que fabricar, por tanto, también fuera de España. Hemos de intentar globalizar más la marca.

P. ¿Cómo anda la rentabilidad de su red de concesionarios?

R. Está en la media del resto de las redes, pero también tiene que comprometerse con una modernización importante. No estoy demasiado satisfecho con las grandes diferencias que hay entre los mejores y los peores concesionarios de la red. Tienen que modernizarse y mejorar la calidad de la atención a los clientes. Y por eso tienen que invertir, aunque sé que es duro en estos momentos. Pero, en primer lugar, tienen que mejorar la atención a los clientes potenciales. Y no voy a esperar mucho para exigir que sea así.

P. ¿Cómo cree que va a terminar finalmente La batalla entre concesionarios y fabricantes?

R. Espero que bien. Parece que los partidos políticos van a reconsiderar la situación. La normativa ha traído inseguridad al sector cuando lo que se necesita es tranquilidad y confianza. Una vez alcanzado un acuerdo con el resto de asociaciones, con la intermediación del Ministerio de Industria, esperamos que la situación se reconduzca. -

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana