Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:DISEÑO

Un clásico sale a flote

La Mediterránea vuelve tras afrontar un complicado capítulo empresarial. Más calidad, formas contemporáneas y producción artesanal son los tres aspectos clave del retorno de esta empresa de utensilios para el hogar hechos en España.

Quizá recuerden su pieza más emblemática: el botijo con forma de botella de agua de plástico La Siesta, diseñado en 1999 por Héctor Serrano junto con Alberto y Raky Martínez. Una pieza de cerámica facturada por una de nuestras empresas más importantes de menaje: La Mediterránea. Surgida a mediados de los años setenta en L'Ollería (Valencia) con el loable planteamiento de realizar una producción basada en vidrio reciclado, La Mediterránea experimentó tal crecimiento durante los años ochenta y noventa que llegó a exportar a más de 70 países y a desarrollar paralelamente una producción cerámica. Sin embargo, con la invasión de los productos procedentes de países emergentes y la reciente crisis internacional, la empresa tuvo que enfrentarse en 2008 a un concurso de acreedores y a su posterior liquidación. El año pasado, el fondo valenciano de capital riesgo Valcapital posó sus ojos en lo que quedaba de la empresa y enroló como director general a un exdirectivo de Lladró, José Luis Pérez Herrero. Su objetivo: volver a ponerla en órbita.

El colectivo Proyecto Revival revisó moldes y piezas descatalogadas para ver si era posible recuperar algo

El reflote emprendido por Valcapital pasa por una reorganización estratégica de su producción y de su canal de distribución internacional, así como por la apuesta por un diseño más vanguardista. Para lograr esto último, Silvia García, coordinadora del departamento de diseño, ha contado con Héctor Serrano. Con que la colaboración alcance la mitad de repercusión que tuvo La Siesta, ya sería un buen comienzo.

Así, La Mediterránea ha reducido drásticamente su producción y ha enfocado la realización de sus productos a lo artesanal. Seguir utilizando el horno para producción mecanizada del que disponía la empresa, y que le obligaba a realizar grandes tiradas, ya no tenía sentido con la incursión de los productos asiáticos y turcos. Por ello, la dirección ha optado por centrarse en el producto de calidad, bien diseñado y elaborado a mano en hornos más pequeños. No más tarros ni porrones, sino piezas de diseño contemporáneo y artístico. En este sentido, la realización de sus productos resulta más o menos artesanal dependiendo del tipo de pieza. Algunas, como los modelos de las nuevas líneas Ecovintage y Trendy, se trabajan semiartesanalmente; el artesano recoge el vidrio del horno y lo sopla dentro de un molde, acabando después la pieza a mano. Sin embargo, las piezas de la línea Art son totalmente artesanas. Esto implica trabajar sin moldes, sacando el vidrio del horno y modelándolo a mano utilizando papel o madera, lo cual hace que este se enfríe más lentamente, por lo que el artesano tiene más tiempo para trabajar y la pieza queda mucho más brillante.

En lo que se refiere al diseño de los nuevos productos, La Mediterránea ha hecho interesantes apuestas que auguran un cambio importante de estilo. A mediados del año pasado invitaron a los diseñadores del colectivo Proyecto Revival a colarse en sus instalaciones con el objetivo de revisar todos sus moldes y piezas descatalogadas para ver si era posible recuperar algo. Proyecto Revival es una especie de grupo guerrilla integrado por jóvenes diseñadores de la Comunidad Valenciana e interesado en realizar proyectos de revitalización de empresas con dificultades en el diseño de sus productos. La operación tuvo como resultado el nacimiento de nuevas tipologías, como un conjunto de vasos y decantador de vino que presentan una pequeña esfera de vidrio en la base que favorece un movimiento giratorio para que el vino se airee y libere su aroma. También surgieron unas luminarias y centros de mesa de la simbiosis de varios moldes.

La colaboración más fructífera hasta el momento ha sido, y por lo que parece lo seguirá siendo, la establecida con Héctor Serrano. A principios de año han dado a conocer la colección que llevan meses desarrollando juntos. Una serie de lámparas y jarrones llamados Natura. Lo de hacer lámparas es totalmente nuevo para La Mediterránea, que hasta ahora había estado especializada en menaje de cocina. En esta etapa contempla la ampliación de su repertorio de piezas a todos los rincones del hogar, así como incursiones en campos como el de la bisutería que están realizando junto al joyero Vicente Gracia.

Las lámparas y jarrones Natura de Héctor Serrano son una apuesta de corte esencialista totalmente inédita en el catálogo de La Mediterránea, igual que las piezas de Proyecto Revival. Todo ello nos da una idea de por dónde irán los tiros de las futuras propuestas de La Mediterránea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 6 de marzo de 2011