ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

sábado, 5 de marzo de 2011
Ingenuidad aprendida

Filosofía mundana y transparente

Javier Gomá (1965) es uno de los pensadores actuales más libres y sólidos de nuestro país. La claridad y la elegancia de su estilo son ejemplares, y su escritura invita a seguir el acompasado ritmo de sus pensamientos sin atascos ni rodeos. En este sentido, sigue la senda más pura del fecundo quehacer de otros magníficos ensayistas hispanos: Ortega, Reyes, Zambrano o Vela.

Su nuevo libro nace después de su exitoso Ejemplaridad pública (Taurus, 2009) y contiene siete intensos ensayos breves a los que caracteriza un evidente aire de familia, pues perpetúan su propuesta de hacer filosofía "mundana" o un pensamiento para el presente y con pretensión de universalidad. Si filosofar fue en su origen asombro frente al hecho de que exista algo y no más bien nada, Gomá revela de maravilla su emotiva curiosidad por la vida humana, sometida a la finitud y la caducidad, así como una genuina fascinación por la tarea que compete a todo hombre de aceptarla con sus avatares.

Ingenuidad aprendida

Javier Gomá Lanzón

Galaxia Gutenberg / Círculo

de Lectores. Barcelona, 2011

174 páginas. 17 euros

Más allá del nimbo romántico que hoy parece mantener a nuestras sociedades avanzadas inmersas en un egotismo infantilizado, Gomá propone, con Goethe, que "hay que limitarse para extenderse"; y en una cultura contemporánea cuyos signos distintivos son la finitud y la igualdad junto a la burocratización (leyes coercitivas) y la anomia en las vidas privadas, la filosofía debe proponer algo nuevo a fin de animar a los ciudadanos a que sean activos y democráticos.

La "ingenuidad" en la que Gomá cifra su método de pensamiento propone que, más allá de relativismos y dogmas, la filosofía debe volver a interpretar la vida presente; a ella tiene que renacer ingenua, o lo que es igual, con firme mirada transparente para ocuparse de las cosas que de verdad importan y proporcionar ideas interesantes, pues "sólo las ideas interesantes son verdaderas". En este aspecto Gomá es un avanzado, pues la amplitud de su visión -encaramada en firmes atalayas culturales pero no preso en ellas- no teme declinar frente a los problemas que brinda el ocaso de una civilización que en modo alguno desea una vuelta atrás y que anhela un nuevo principio y nuevos horizontes.

¿Cómo devolver la "seriedad perdida" a una sociedad en la que predomina un subjetivismo irresponsable? ¿Cómo crear ilusiones en sociedades crepusculares en las que prevalecen las normas coercitivas y no las convicciones personales ejemplares? ¿Cómo dotar de contenido moral a la libertad? En suma, cuantos sigan la obra de Javier Gomá y disfruten de sus reveladores artículos periodísticos verán en estos excelentes ensayos una expresión muy bien sintetizada del agudo dibujo que con su "ingenua" perspectiva -que no cándida ni timorata- traza de nuestro presente civilizado. Lo bueno de Gomá es que abre caminos y propone osadas soluciones. De ahí que su libro sea también un "grito de guerra" contra lo difuso y vano, se enfrente al actual nihilismo del todo vale y albergue la pretensión de restituir el pensamiento a su cauce natural: el del servicio a las personas y a una vida no sólo buena, sino mejor. -

NOTICIAS RELACIONADAS

Selección de temas realizada automáticamente con
Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana