Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Ola de cambio en el mundo árabe

La oposición de Yemen plantea al presidente Saleh una salida "pacífica" del poder

El plan prevé que el mandatario renuncie a su cargo a finales de año

El presidente de Yemen, Ali Abdalá Saleh, respondió en principio de forma positiva a la hoja de ruta propuesta por la oposición para garantizarle una salida pacífica del poder y la puesta en marcha de una reforma política que abra paso a un Gobierno de transición. Mientras tanto, continúan en las calles de Saná y de otras ciudades del país las manifestaciones en contra de Saleh.

Los cinco partidos de la oposición, agrupados en la plataforma Encuentro Compartido, a los que se han unido varios líderes religiosos y tribales, anunciaron en la noche del miércoles que habían enviado al presidente una hoja de ruta para asegurarle una salida del poder "honorable y pacífica". Saleh es un firme aliado de EE UU en la lucha contra las células de Al Qaeda y del extremismo radical islámico asentadas en ese país de la península arábiga. Saleh se vio obligado el miércoles a pedir perdón a Washington por haber acusado a Estados Unidos de estar detrás de las revueltas que agitan el mundo árabe.

El plan de la oposición yemení consta de cinco puntos y exige que "el presidente se comprometa a renunciar a su puesto a finales de año en respuesta a las demandas del pueblo". Asimismo, pide que las autoridades investiguen los métodos violentos que ha usado la policía para reprimir a los manifestantes en las protestas antigubernamentales registradas en las últimas semanas en Saná y otras ciudades, en especial en el sur. El plan de la oposición también exige que se presente ante la justicia a los que dieron órdenes de disparar contra los manifestantes.

Pese a que el plan ha sido trazado por la oposición, muchos activistas y jóvenes involucrados en las manifestaciones son renuentes a esperar hasta finales de 2011 para que haya un cambio de poder e insisten en que Saleh se vaya ya.

Los otros puntos de la hoja de ruta piden al Gobierno que permita la celebración de protestas de manera pacífica y que Saleh determine los pasos a dar para traspasar el poder y anuncie su aprobación del plan al pueblo.

Saleh, cuyo mandato concluye en septiembre de 2013, ha reiterado en varias ocasiones que no tiene intención de presentarse como candidato a un nuevo periodo presidencial, pero también ha rechazado abandonar el poder. Las protestas comenzaron el pasado 27 de enero, al calor de las revueltas de Túnez y Egipto, y han causado 17 muertos y centenares de heridos.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de marzo de 2011