Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell abre la puerta a la moral sexual de la Iglesia en los colegios

Un cargo eclesial vuelve a criticar los programas de la Generalitat

La Generalitat ha abierto las puertas de par en par a la moral sexual de la Iglesia en los colegios. El arzobispado de Valencia presentó ayer los materiales didácticos Educar la sexualidad para el amor, una respuesta a los cursos que se imparten en los colegios en 3º de ESO, elaborados por las consejerías de Sanidad y Educación, que "no han conseguido frenar el número de embarazos no deseados, abortos, enfermedades de transmisión sexual y demás problemas derivados de una concepción de la sexualidad inadecuada", a juicio de Juan Andrés Talens, del Pontificio Instituto Juan Pablo II.

Esta entidad -impulsada por el Papa Wojtyla para promover el concepto del matrimonio y la familia católicos- ha sido la encargada por el arzobispado de elaborar unos materiales que pretenden ser una alternativa a los elaborados por el Consell y que aluden a la virtud del autocontrol y la continencia, al don de la fertilidad como un "tesoro que debemos que guardar" y a las relaciones sexuales limitadas a "los esposos que acogen la vida".

Educación ya alteró el contenido de los cursos por presiones de grupos católicos

EU y los sexólogos españoles rechazan el manual acientífico en los colegios

Los cursos de la Iglesia ya se han puesto a disposición de los colegios concertados católicos que lo deseen -"también a los públicos"- indican desde el arzobispado. La oferta ha sido trasladada a la Consejería de Educación, que no ha planteado mayores problemas y que ayer no quiso hacer declaraciones. En los últimos meses este departamento ha recibido intensas presiones de los sectores católicos más conservadores por los cursos oficiales de sexualidad.

No es la primera vez que la Generalitat se arruga ante las críticas de la Iglesia. El verano pasado, el arzobispado indicó que las clases que se daban en los colegios ofrecían "una visión muy reduccionista del ser humano". Poco después, la Generalitat congeló las clases para darse tiempo a revisar los contenidos y reorientarlas. Decidió que en lugar de enfermeras y sexólogos, fueran los psicopedagogos quienes las impartieran, de forma que el control final quedara en los colegios, que así podrían alterar los contenidos de Sanidad. A pesar de que la Generalitat descafeinara de esta forma los materiales formativos, el arzobispado ha mantenido su idea de puentear las clases originales y plantear un programa alternativo.

Se da la circunstancia de que, con su comportamiento, Educación permite a la Iglesia que le haga la competencia a los manuales elaborados por la propia Generalitat y que, pese a las reiteradas críticas de la Iglesia, cuentan con el aval de las principales sociedades científicas de la materia (medicina familiar y sexología)."Pudor", "continencia sexual", "modestia", "autocontrol", "funcionalidad y disfuncionalidad familiar", "vicios", "higiene", "homosexualidad" son los conceptos clave del Programa de Educación Sexual: Educar para la sexualidad en el amor, elaborado por la sección española del Pontificio Instituto Juan Pablo II, con sede en Valencia, por encargo del arzobispado, que ayer fue presentado públicamente, en reuniones por separado con diferentes medios de comunicación. El programa -desarrollado en seis unidades, para alumnos de 5 hasta 14 años- gira en torno al concepto cristiano de la familia. Sólo admite que "las relaciones sexuales humanas han de ser realizadas por los esposos".

El resto de modelos sobre "otros tipos de familia" se aborda dentro del epígrafe "la familia disfuncional". Por ello, tal y como defiende la Iglesia, "las relaciones sexuales entre homosexuales no deben considerarse de esposos/ padres". La "fecundidad" se explica porque "papá y mamá se quieren". Y "como soy niño/niña, de mayor podré ser mamá/papá".

Preguntados sobre el hecho de que en las escuelas sostenidas con fondos públicos también hay alumnos que son hijos de matrimonios o parejas homosexuales o monoparentales, la respuesta careció de concreción.

"La familia existe desde el principio de los tiempos" y "el matrimonio conformado por hombre y mujer es origen y consecuencia de la familia". Es el pilar en que "se fundamenta el matrimonio". El planteamiento rechaza también "los inconvenientes de la contracepción", fiel a la doctrina eclesiástica que condena la legislación española sobre el aborto, y dedica una unidad a "salud y sexualidad" con el objetivo de "prevenir adicciones y enfermedades que tienen su origen en conductas sexuales poco saludables".

Estos programas sustituirán este curso a los ya desvirtuados Programas de Intervención de Educación Sexual (PIES) -tras aceptar la Consejería de Educación las presiones del arzobispado el curso pasado- en los colegios concertados y públicos que lo soliciten.

Los objetivos del PIES de que los alumnos "reconozcan la diversidad de las opciones sexuales como un principio de respeto y de convivencia" desaparecen de los contenidos del manual del arzobispado. También la importancia del uso del condón para evitar el contagio de enfermedades de transmisión sexual.

Desde la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS), ayer se reiteró su rechazo a que "los colegios recurran a manuales no científicos", como el presentado, que promueve "la continencia" y "la virtud de la castidad". "La FESS es contraria a la educación moral en sexualidad que se quiere imponer en Valencia", reitera su presidenta, Miren Larrazábal, que reprocha que "la educación sexual sea instrumentalizada política o sexualmente".

Educación, que es la responsable de implantar los programas oficiales elaborados por la Consejería de Sanidad en los institutos sostenidos con dinero público, declinó ayer comentar el asunto. "No vamos a realizar ninguna valoración", afirmó. Esquerra Unida recordó ayer a la Generalitat que "los centros educativos no pueden saltarse el currículo. Nos preocupa que el material elaborado por el arzobispado suprima cuestiones tan básicas como el uso del preservativo o el respeto a la diversidad sexual".

Dos modelos de educación sexual: contención o integración

Programa Educar la sexualidad para el amor

Elaborado el Instituto Pontificio Juan Pablo II.

- Fertilidad. Diferencia morfológica y sexual entre el hombre y la mujer.

- Familia. Funcionalidad y disfuncionalidad.

- Sexualidad responsable. Pudor, continencia y autocontrol.

- Salud y sexualidad. Higiene y vicios.

- Espacio público y difusión. Precaución del abuso, natalidad, erotismo y pornografía.

- Diferenciación sexual en la construcción social. Prevención del acoso, noviazgo y elección del celibato.

Programa de Intervención de Educación Sexual

Elaborado por técnicos de Sanidad.

- Contracepción. Facilitar la intervención primaria en los embarazos.

- Familia. Reconocer la diversidad sexual.

- Sexualidad responsable: Comportamientos sexuales controlados por la propia voluntad.

- Salud y sexualidad. Prevenir el contagio de enfermedades.

- Reflexión crítica. Sobre las desigualdades por razón de sexo en cualquier ámbito.

- La sexualidad en la construcción social. Reconocer la igualdad de hombres y mujeres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de marzo de 2011

Más información