Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un colegio de Arteixo pretende que la Xunta se lleve a la niña del velo

"La única solución es que entren en razón", dice el consejo escolar a la familia

El consejo escolar del centro de Arteixo al que asiste una alumna con velo, una niña española de origen magrebí y musulmana, pedirá a la Consellería de Educación que la cambien de centro. "Hemos decidido, dentro de las siete u ocho opciones, la mejor para ella y para nosotros, y la más eficaz", señaló el teniente de alcalde de Arteixo Xosé Márquez, de Terra Galega.

Lo anunció ayer al terminar la reunión del consejo donde trataron el problema ocasionado por el reglamento interno del que se dotó a principios de curso, que prohíbe llevar en las aulas cualquier tocado, sean gorras o hiyabs. La niña, que el curso pasado llevaba el velo solo de forma eventual, decidió este año hacerlo siempre , una conducta que la dirección del centro sancionó como falta leve: no participar en las actividades extraescolares durante tres días. Pero la niña volvió a ataviarse con el pañuelo, y el consejo empezó a hablar de falta grave.

La menor ha sido sancionada reiteradamente por utilizar la prenda

La medida se acordó por 10 votos a favor y dos abstenciones, entra las que no estaba la suya. "Yo voté a favor de un reglamento que en su día aprobé con mi voto", dijo Márquez. Tampoco fue más explicito el presidente del AMPA, Juan Varela, que remitió hoy a la Consellería la explicación del acuerdo que tendrá que decidir si acepta la propuesta del Consejo escolar, y si es así, a que centro la destina.

Mientras el consejo tomaba una decisión, la alumna afectada salió acompañada de su padre, Redouane Hakim: "No quiero decir nada, hasta que no me lo digan por carta o en persona", señaló el padre, entre reiteradas peticiones de que no se fotografiase a la pequeña.

El caso del hiyab ha ocasionado no solo un debate social en Arteixo, la población gallega con más presencia musulmana de Galicia (unas 500 personas en un censo de 30.000) sino una fuerte controversia política. La alcaldesa, Pilar Souto (PSOE) solicitó a la Consellería que intercediese. La administración autonómica se remitió a la autonomía del centro escolar, a pesar de que hace poco más de un año intervino en un colegio de Lugo por una situación similar.

Los integrantes del Consejo negaron ayer que hubiesen tenido en cuenta, o siquiera recibido, la carta del abogado de la familia afectada en la que les recordaba que el Ministerio del Interior permitía el hiyab en los DNI (y no gorras o viseras), como muestra de reconocimiento a la libertad religiosa, y que adoptar una medida contraria podría ser ilegal. "La otra única salida es que la familia entre en razón, porque no vamos a entrar en una escalada de sucesivas sanciones", decía ayer Márquez, sin querer especificar cuál era la siguiente.

En el tablón exterior que flanqueaba la valla exterior, ayer cerrada ostensiblemente, la primera condición para matricularse en el Colexio Novo es la de acatar su reglamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de marzo de 2011