Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete

Salud eliminará el derecho a ser operado en un máximo de 180 días

La Generalitat prevé recortar los planes contra las listas de espera y derogar los plazos máximos del tripartito

La Generalitat de Cataluña dejará de garantizar a los ciudadanos que serán operados en un máximo de seis meses en la sanidad pública. Este compromiso, que fue aprobado por el tripartito en 2007 e incluye 14 de las intervenciones más comunes y con mayor afectación para la calidad de vida del paciente -prótesis de cadera, cataratas, hernias, artroscopias y operaciones de colon y de próstata, entre otras-, no sobrevivirá a los recortes que prepara el consejero de Salud, Boi Ruiz.

Así lo avanzó ayer Ruiz al Servicio Catalán de Salud en una reunión en la que estaban presentes la patronal del sector, sindicatos y representantes de los municipios. Representantes de CC OO y otros asistentes a la reunión confirmaron el anuncio de Boi Ruiz, y Salud declinó ofrecer su versión a la espera de nuevas informaciones que hará públicas en los próximos días. Ruiz no precisó en la reunión si la eliminación del plazo máximo afectará a todas las intervenciones ni si serán establecidos nuevos, y más largos, plazos máximos.

Según el decreto aprobado por el tripartito, el paciente que no hubiera sido operado en el plazo de 180 días en su hospital de referencia tenía derecho a exigir ser intervenido en otro centro. En caso de que este fuera privado, el Servicio Catalán de Salud estaba obligado a financiar la operación. Este compromiso choca, sin embargo, con los planes de Ruiz, que prevé eliminar todos los programas específicos implantados en la anterior legislatura para reducir las listas de espera quirúrgicas. En el hospital Clínic, por ejemplo, se había abierto un quirófano por las tardes para practicar intervenciones de prótesis de rodilla, y en la clínica Platón se hizo lo mismo para operaciones de cataratas.

El consejero también informó de que recortará un 2% las tarifas que paga a los centros, públicos y privados, por las operaciones y otros actos médicos que requieren los pacientes. Aunque ayer la patronal del sector se negó a opinar sobre esta reducción, en otras ocasiones ya ha advertido de que trabaja con precios más ajustados. Además, los centros concertados ya sufrieron el año pasado una rebaja del 3,21% de los precios que la Generalitat les paga.

Pese a ello, según los asistentes a la reunión, el sector privado mostró su disposición a colaborar con el Departamento de Salud.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de marzo de 2011