Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

El debate sobre los toros no llegará al Parlamento

La iniciativa para discutir la prohibición de la lidia carece de las firmas necesarias

El debate sobre los toros no llegará al Parlamento. Tampoco en la Cámara tenía mucho futuro, ya que PSOE y PP se opusieron desde el primer momento a cualquier iniciativa contra los espectáculos taurinos. Pero no tendrán siquiera oportunidad de expresarlo en la tribuna porque la iniciativa popular iniciada por la Comisión Investigadora del Maltrato Animal (CIMA) en septiembre no ha conseguido reunir las 75.000 firmas necesarias para que los espectáculos que supongan la muerte o sufrimiento del toro se incluyeran en los debates de los diputados.

El portavoz de Los Verdes, Mario Ortega, confirmó que la campaña de recogida de firmas no ha sido efectiva, ni con los dos meses de prórroga concedidos. Ortega, que no supo precisar la suma total de suscripciones captadas por las entidades colaboradoras, comentó que han tenido respuestas masivas en comunidades estudiantiles, como en las facultades de Bellas Artes, donde afirma que consiguieron apoyos del 90% de los universitarios, pero que la falta de infraestructura y la errónea estrategia va a impedir llegar al objetivo inicialmente marcado: que se abriera el debate en Andalucía.

El Ayuntamiento reclama una nueva estación depuradora

Los Verdes quería aprovechar el movimiento social que se generó en Cataluña, donde sí se prohibieron los festejos taurinos el pasado mes de julio, para empezar a hablar en Andalucía. Pero querían un proceso más lento y llevarlo al Parlamento andaluz en dos años, durante la próxima legislatura.

CIMA se adelantó y al partido conservacionista no le quedó más remedio que sumarse a la propuesta de esta organización y a otras asociaciones para constituir una plataforma que denominaron La Voz del Toro. Pretendían la modificación de los artículos 2 y 4 de la Ley de Protección de los Animales con el objetivo de prohibir las corridas y los espectáculos que incluyan la muerte o sufrimiento del toro, como encierros o becerradas, o la aplicación de picas, banderillas y estoques.

Los Verdes, la organización de la plataforma con más experiencia en movilización social, no ha podido llevar la iniciativa hasta el final. Además, el calendario electoral no ha permitido a este partido poner a disposición de la propuesta toda la infraestructura necesaria. Algunas de las organizaciones que promovían la iniciativa no han convocado actividades de apoyo en los últimos meses. Incluso algunos usuarios se lamentaban en las páginas web de que no sabían siquiera dónde se podía firmar. Los responsables de CIMA no respondieron a las reiteradas llamadas de este periódico.

El final ha sido el que ya anunció el portavoz parlamentario del PSOE, Mario Jiménez, en verano. "No conseguirán las firmas necesarias. El sentimiento antitaurino es muy minoritario", dijo. En cualquier caso, el PSOE adelantó que rechazaría la iniciativa y el PP propuso una en sentido contrario, de apoyo a la fiesta. IU eludió el debate y dijo que había preocupaciones más prioritarias que los toros.

El consejero de Gobernación ofreció el "claro, nítido y firme" apoyo de la Junta al sector de la lidia, que defendió como el segundo espectáculo con más seguidores, después del fútbol, que genera 40.000 empleos en Andalucía y mueve 500 millones al año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de febrero de 2011