Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arranca el gran año electoral de Merkel

Hamburgo abre hoy la serie de siete comicios regionales que tomará el pulso a la coalición de centro-derecha - Los socialdemócratas, favoritos en la ciudad-Estado

Hamburgo inaugura hoy el año electoral alemán con el primero de los siete comicios regionales que tomarán el pulso a la coalición de centro-derecha que preside Angela Merkel. Los votantes de la ciudad hanseática, que como Bremen y Berlín tiene la categoría de Estado federado, decidirán si acaban con el paréntesis de 10 años de alcaldías democristianas y devuelven a los socialdemócratas su tradicional feudo del norte. La Unión Demócrata Cristiana (CDU) tiene el viento de cara en unas elecciones que se anticiparon por culpa del fracaso de la novedosa coalición que firmaron con Los Verdes en 2008. Los socialdemócratas del SPD esperan celebrar esta tarde un éxito que constate su salida del agujero de 2009, cuando cosecharon un calamitoso 23% en las generales de septiembre. El SPD dejó el Gobierno y Merkel inició su segunda legislatura, esta vez con los liberales del FDP. Ahora, la CDU se afana en quitar hierro a una posible debacle en Hamburgo, mientras que socialdemócratas, verdes y liberales esperan tomar impulso para la maratón electoral de 2011.

Verdes y liberales confían en recobrar fuerza en las urnas de los Estados

Las encuestas auguran una holgada mayoría para el socialdemócrata Olaf Scholz, a quien algunos dan la mayoría absoluta. Si esto se cumple, Scholz sucederá al democristiano Christoph Ahlhaus, un conservador con fama de halcón que accedió a la alcaldía sin mediar elecciones, tras la dimisión del anterior alcalde Ole von Beust. Por su parte, el FDP espera el punto de inflexión para la caída que sufren desde el gran éxito en las generales de 2009. Después de dos legislaturas desterrados de la Asamblea de Hamburgo, podrían superar hoy de nuevo la barrera del 5%. El posible regreso beneficiaría a Los Verdes, porque debilitaría al SPD y lo forzaría a pactar. Sin embargo, las recientes infidelidades verdes en Hamburgo podrían alentar un pacto SPD-FDP.

El Estado federado con más millonarios de Alemania confiaría su Gobierno a un SPD en busca de identidad. El candidato Scholz, abogado laboralista que fue ministro de Trabajo entre 2007 y 2009, mantiene un control férreo sobre el partido y ha conducido una campaña muy centrada en asuntos regionales. Su contrincante Ahlhaus, como recordaba ayer frau Gedek cerca del Ayuntamiento, "ni siquiera es del Norte". El suabo católico ha sido objeto de críticas locales por faltas de lesa austeridad y por renunciar al perfil bajo que dicen estimar en esta acomodada capital de comerciantes luteranos.

Su predecesor Ole von Beust dimitió en agosto. En 2001 arrebató la ciudad-Estado al SPD, que la había ocupado por 44 años. Formó entonces Gobierno con el partido del estrafalario Ronald Schill, "el juez sin piedad". Beust supo salir airoso de semejante pacto y del intento de chantaje por parte de Schill. Este publicó que el alcalde-gobernador mantenía una supuesta relación amorosa con su senador (ministro) de Justicia Roger Kusch. Tras sacar del armario a su jefe, Schill quedó fuera del juego político. Beust ganó con mayoría absoluta en 2004. Sus idilios con la derecha populista de Schill no le impidieron forjar el primer Gobierno regional de coalición entre la CDU y Los Verdes, otrora enemigos irreconciliables. El fracaso de este proyecto en poco más de dos años y el salto de Beust a la empresa privada han desarbolado a la CDU de Hamburgo.

La nueva city portuaria, flamante contrapunto de las reputadas calles juerguistas de Sankt Pauli, presentaba ayer su mejor cara invernal bajo un cielo tan plomizo como corresponde. La estupenda Filarmónica del Elba sigue inconclusa y devorando cada vez más millones públicos. Detrás, la actividad del puerto recordaba al paseante el vigor económico del país y de la ciudad que da hoy el pistoletazo de salida a un año electoral clave para Merkel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 20 de febrero de 2011