Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

A falta de hipotecas, obras de arte

Una veintena de artistas montan una muestra colectiva en una oficina bancaria cerrada por la crisis - Un coleccionista ha financiado la iniciativa

No hay mal que por bien no venga. La crisis ha supuesto el cierre de muchos negocios en Madrid, incluidas algunas sucursales bancarias, habitualmente ubicadas en lugares privilegiados. Desde el pasado viernes y hasta el próximo 7 de marzo, una veintena de artistas que trabajan y viven en Madrid exponen sus obras (un total de 32) en el número 67 de la Gran Vía, concretamente en toda la primera planta de ese edificio que antes ocupaba una agencia hipotecaria de una conocida entidad bancaria. A falta de hipotecas, obras de arte.

La colectiva se llama S/T (Sin Título) y es un proyecto impulsado por tres artistas que comparten estudio en Madrid (Jaime de la Jara, Jacobo Castellano y Miki Leal) y que han implicado a un total de 20 creadores de su generación y entorno. Tienen una media de edad de 35 años y "las mismas inquietudes y problemas", encontraron a un mecenas (un coleccionista de arte andaluz) que puso los 15.000 euros necesarios para realizar el proyecto y para que "por una vez, los artistas cobraran por su trabajo", dice Castellano. A cambio: "Una cesión de obra voluntaria", es decir, el que quiera que le regale una pieza y el que no, no. "Esta vez, y esperemos que sirva de precedente, no hemos tenido que esperar a que una institución u organismo quiera exponer nuestro trabajo. En Estados Unidos y en otros países europeos la figura del mecenas, está mucho más extendida que en España, donde no hay costumbre de llevar a cabo este tipo de iniciativas", comenta De la Jara.

El mecenas pagó los 15.000 euros que ha requerido el montaje

'Gen Rojo' recoge un fragmento del sumario de la Memoria Histórica

Por otra parte, negociaron con el banco, que actualmente tiene en venta ese enorme y céntrico espacio de la capital a través de una agencia inmobiliaria: "Ellos querían visibilizarlo y pensaron que esta era otra buena manera de hacerlo", cuenta de la Jara.

Se trata de un acto paralelo a las estructuras, que de alguna manera, continúa "el recorrido iniciado por artistas en Europa en las últimas décadas y que los artistas españoles deciden por fin hacer aquí", enfatizan en un comunicado.

En las antiguas oficinas de esa agencia hipotecaria, con sus moquetas, sus despachos y sus preciosas vistas a una de las principales vías de la ciudad pueden verse ahora algunas de las últimas propuestas de los creadores que habitan Madrid, muchos de los cuales han adaptado su obra al espacio y han jugado con el propio concepto que representa.

Así lo ha hecho De la Jara, con su doble instalación titulada Náufragos: un vídeo con 10 naufragios diferentes (desastres naturales, accidentes, abandonos...) simultaneado con la historia de un contramaestre que narra su propio naufragio y cómo salvó la vida. En la habitación contigua, una mesa de despacho parece hundirse en el suelo de la oficina mientras el rostro de un ser anónimo proyectado en la pared la mira de reojo.

Otras propuestas artísticas como las de Castellano y Leal están más ligadas a la memoria, a sus propias referencias: maquetas de casas que habitaron y que ahora recorren dando palos de ciego, en el caso de Castellano; o bodegones que evocan imágenes de una infancia ("la pared de una habitación con el hueco que dejó aquella máscara colgada en la pared"), pintada por Leal.

La memoria es un elemento muy presente en esta muestra colectiva, pero no solo la individual. Ramón Mateos y Nuria Carrasco (Carrasco&Mateos), que en los últimos tiempos se están convirtiendo en representantes del arte más sociopolítico de la ciudad, vuelven a detenerse en la Memoria Histórica, en "la historia que tenemos que conocer pero que no vemos nunca", explica Mateos. Por eso en su propuesta, Gen Rojo, recogen un fragmento del sumario presentado por el juez Baltasar Garzón para abrir esa causa por la que ahora se le juzga, concretamente el que hace alusión a la prueba genética del comunismo: "El telegrama nº 1565, de 23 de agosto de 1938 autoriza a Antonio Vallejo-Nájera, jefe de los Servicios Psiquiátricos del ejército de Franco, la creación del Gabinete de Investigaciones Psicológicas, cuya finalidad primordial será investigar las raíces psicofísicas del marxismo, al objeto de hallar las relaciones que puedan existir entre las cualidades biopsíquicas del sujeto y el fanatismo político democrático comunista". Unas figuritas en el suelo de una habitación (que hay que ver con prismáticos) simulan una excavación, como la búsqueda de algo: "Se trata de traer la memoria al presente", añade.

La exposición cuenta además con obras de artistas con trayectorias también conocidas como Cristina Lucas, David Bestué, Nuria Fúster, Ruben Guerrero, Juan del Junco, Abraham Lacalle, Javier Martín, Fran Meana, MP&MP Rosado, Guillermo Paneque, Jesús Palomino, JM Pereñíguez. Sergio Prego, Fernando Sánchez-Castillo y Marc Vives.

S/T. Gran Vía, 67, 1ª planta. Hasta el 7 de marzo. De martes a sábado de 12.00 a 19.00.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de febrero de 2011