Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Ola de cambio en el mundo árabe | Consecuencias en Rabat

12.000 jóvenes reclaman a Mohamed VI en Facebook que derogue la Constitución

El Gobierno marroquí percibe con "serenidad" las iniciativas en redes sociales

"He recibido llamadas anónimas amenazándome de muerte", declara al teléfono Oussama el Khlifi, un parado marroquí de 23 años, cabeza visible de un llamamiento en Facebook convocando manifestaciones el 20 de febrero en las principales ciudades de Marruecos. "Está claro que hay gentes a las que no les gusta la iniciativa", que ha recibido el apoyo de 12.000 internautas, según él.

Los convocantes piden, en términos muy comedidos, al rey Mohamed VI que "derogue la actual Constitución", cuyo artículo 19 le otorga un poder casi absoluto; que tome medidas para luchar contra la corrupción y que libere a los presos de conciencia.

Los jóvenes que reivindican cambios no son los únicos que son activos en la red. Durante unas horas circuló también otra convocatoria para celebrar, este domingo en Casablanca, una Marcha del Amor y la Fidelidad a Su Majestad el Rey Mohamed VI.

Al final desapareció y solo se mantiene otra iniciativa que solicita a los usuarios marroquíes de Facebook que el 14 de febrero, día de San Valentín, sustituyan su foto en el perfil de la red social por una del monarca.

El Gobierno marroquí reaccionó ayer, por primera vez, a esa efervescencia en la red. Su portavoz, Khaled Naciri, declaró al término del Consejo de Ministros: "Los llamamientos a manifestarse, que surgen a través de varias webs de Internet, son vistos con mucha serenidad".

"Que los ciudadanos puedan expresarse libremente es algo que no nos molesta en absoluto siempre y cuando se desarrolle respetando la legalidad y los intereses supremos y vitales de nuestro país", añadió aludiendo a la monarquía, la religión y la pertenencia del Sáhara Occidental a Marruecos.

Al margen de los jóvenes, uno de los principales intelectuales marroquíes, el escritor Abdellatif Laabi, que no era especialmente crítico con el sistema, hizo ayer también un llamamiento: "Digámolos alto y fuerte, ningún país árabe puede sustraerse a este movimiento que se ha fijado como objetivo acabar con el reino de la arbitrariedad".

Un excapitán de las Fuerzas Armadas, Mustafá Adib, que fue procesado por denunciar la corrupción en sus filas, también se animó a hacer un doble llamamiento al monarca, instándole a modificar la Constitución, y a sus antiguos compañeros de armas, que no repriman las hipotéticas manifestaciones que, según él, se producirán en breve.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de febrero de 2011