Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Solar para mezquita busca fieles

Lleida retira el suelo a la comunidad de la calle del Nord, que en tres años no ha avanzado el proyecto - El alcalde quiere que otro colectivo musulmán lo retome

El colectivo musulmán de la ciudad de Lleida está desde el pasado mes de septiembre sin su principal mezquita, la de la calle del Nord, que fue clausurada por el Ayuntamiento por exceso de aforo. Desde ayer tampoco dispone del terreno para construir un nuevo templo, ya que el pleno del Ayuntamiento, gobernado por el PSC, aprobó por unanimidad retirarle la concesión, realizada hace tres años, de un solar en el polígono industrial del Segre por no haber presentado ningún proyecto en el plazo fijado. Los planes del alcalde, el el socialista Àngel Ros, pasan por ceder el suelo a otros colectivos, también musulmanes, que puedan sacar adelante el proyecto de levantar una mezquita.

La asociación de empresarios, que se opone a la construcción de una mezquita en esa ubicación -presentó un recurso contencioso administrativo contra la recalificación urbanística del terreno-, está indignada por el anuncio de Ros de que sacará de nuevo a concurso el mismo solar para ponerlo a disposición de otras entidades musulmanas.

Los empresarios del polígono que acogerá el templo siguen oponiéndose

Este punto se aprobó solo con los votos del equipo de gobierno, que tiene mayoría. Los empresarios de la zona y todos los demás grupos políticos del Ayuntamiento consideran que un polígono industrial, alejado del centro de la ciudad, con mucho tráfico de camiones y rodeado de industrias nocivas, no es el lugar más adecuado para instalar una mezquita. El alcalde, en cambio, cree que no hay otro mejor y que cualquier otro emplazamiento provocaría el mismo rechazo por una cuestión "cultural".

Los empresarios denuncian que el alcalde ha engañado a los ciudadanos al afirmar reiteradamente que el solar se destinaría a la construcción de una mezquita provisional y señalan que, una vez rescindido el convenio con la comunidad musulmana de la calle del Nord, "no hay ningún motivo para ofrecer el solar por la vía de concurso, ya que entonces no será un emplazamiento provisional, sino definitivo, para la comunidad a la cual se adjudique".

El abogado de los empresarios, Santiago Solsona, manifestó ayer que el colectivo al que representa impugnará por todas las vías cualquier propuesta tendente a implantar un centro de culto en dicho solar y presentará contra ella todos los recursos posibles ante. "No hay ninguna comunidad religiosa de la ciudad interesada en instalarse en el solar del polígono y se sabe que lo que ha hecho el alcalde es buscar comunidades religiosas fuera del municipio", señaló Solsona.

La polémica por la construcción de la mezquita de Lleida coincide con el anuncio de que la Generalitat se propone revisar la ley de centros de culto, que obliga a los Ayuntamientos a reservar terrenos para la construcción de templos. "Hay cuestiones que se han de modificar y nos parece una barbaridad que todos los Consistorios tengan que reservar suelo para centros de culto, ya que los municipios ni son todos iguales ni tienen las mismas necesidades. Lo que hemos de hacer es menos leyes y que sean más fáciles de cumplir", dijo ayer en Lleida Joana Ortega, vicepresidenta del Gobierno catalán y titular de Gobernación y Administraciones Públicas.

La revisión que pretende la Generalitat no afectaría al solar que el Ayuntamiento de Lleida ha retirado a la comunidad musulmana, porque ya fue calificado para ese uso antes de que entrara en vigor la ley.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de enero de 2011