ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

martes, 25 de enero de 2011
Reportaje:

Jóvenes, creativos y empresarios

Boiro recibe un premio por fomentar el empleo entre las nuevas generaciones

Archivado en:

Montar una empresa parece incompatible con ser joven. Nada más lejos de la verdad, sobre todo si se cuenta con ayudas del sector público. Un buen ejemplo es el caso de los jóvenes de Boiro, ayuntamiento que acaba de ser premiado por el ministerio que dirige Cristina Garmendia con el reconocimiento de Ciudad de la Ciencia y la Innovación. Este galardón es el resultado de una serie de medidas que ha llevado a cabo en los últimos años el gobierno local, que encabeza el nacionalista Xosé Deira en coalición con el PSdeG, para fomentar el empleo juvenil, en concreto el autoempleo.

Se suele decir que la gente joven es como la leña verde: todas sus aspiraciones acaban siendo humo. Precisamente así se llama el proyecto que dio origen a toda una oleada de jóvenes que ahora ponen su creatividad al servicio de la economía productiva. Leña Verde reúne a la generación más joven de la comarca de O Barbanza en torno a la cultura.

"No había oferta de trabajos de calidad", explica Alberto Pouso

El colectivo Leña Verde puso en marcha una red comarcal de talentos

De aquí nacen iniciativas como la de Sonaxe, una cooperativa formada por cuatro jóvenes de entre 27 y 35 años, todos ellos titulados en música por diversos conservatorios. Esta empresa gestiona la escuela de música municipal. "Entre lo que nos da el Ayuntamiento y las cuotas de los alumnos podemos pagar los sueldos de los profesores, pero sacar adelante otros planes ya es más complicado", cuenta Ketty Paisal, presidenta de la cooperativa. Además, también tienen un sello discográfico y, con menos de tres años funcionando, ya están trabajando en su cuarto disco. Artistas como el grupo funky Supersandwich, el fundador de Los Tamara, Enrique Paisal, o el grupo de rock Tebra han grabado sus discos bajo el sello discográfico Sonaxe. Todo comenzó cuando se hizo necesario que alguna empresa asumiera la gestión de la escuela de música. Fue entonces cuando estos cuatro jóvenes se unieron y formaron Sonaxe. El ayuntamiento los ayudó ofreciéndoles un local en el centro social del pueblo, un estudio de grabación y un bajo adapado a las necesidades de la escuela. En cuanto al futuro, Paisal solo pide que los pagos lleguen con más puntualidad, aunque es optimista.

A partir de la red de jóvenes creativos que surgió en la comarca unidos por Leña Verde, la actividad cultural fue en aumento. Alberto Pouso fue uno de esos jóvenes, y ahora es socio de la cooperativa Fungo, que realiza trabajos de diseño gráfico y piezas audiovisuales. "Decidimos montar la empresa porque no había oferta de trabajos de calidad, donde pudiésemos desarrollar nuestra creatividad", explica. Son tres socios de entre 33 y 35 años, todos ellos con titulaciones relacionadas con el diseño gráfico y el sector audiovisual. Se constituyeron como Iniciativa Local de Empleo (ILE) hace cuatro años. Pouso explica que la gestión del Ayuntamiento podría haber sido mejor. "Tuvimos que acudir a una asesoría para enterarnos bien de algunos aspectos", se queja. Hasta el momento su local estaba en el centro social del municipio y el Ayuntamiento se lo alquilaba a bajo precio, además de contratar sus servicios. Ahora están de mudanza, pues se les ha acabado el contrato por el que se les cedía el local. "Es difícil sacar una empresa adelante, ninguno de nosotros tenemos vocación de empresarios, pero estoy seguro de que seguiremos adelante, la amistad sostiene este proyecto. Además, creo que cada vez hacemos las cosas mejor y tenemos clientes por toda Galicia, no solo en Boiro", explica Pouso.

En total hay cinco empresas como estas en la localidad que nacieron del mismo modo, con apoyo del ayuntamiento. Para seguir trabajando en la misma línea, está previsto inaugurar en marzo un vivero de empresas que acogerá, por un lado, iniciativas que necesiten apoyo para constituírse, y por el otro, un centro de formación. "Desde el Gobierno central nos han premiado sobre todo por la sinergia que se origina al tener en el mismo lugar gente formándose y un centro de ayuda a la iniciativa empresarial", explica Dores Torrado, concejala de Xuventude e Deportes.

Se trata de dar un primer empujón para promover el autoempleo. En este sentido, Xarelo es el ejemplo de un proyecto que ha sabido mantenerse en el tiempo, ahora ya sin ayudas del Ayuntamiento. Margarita Pérez es socia de Xarelo, que nació como una ILE hace ya seis años. "Yo sabía lo que era una ILE porque estudié empresas, por eso se me ocurrió proponérselo al Ayuntamiento y nos ayudaron mucho". Se dedican a la organización de actividades deportivas y culturales. Por aquel entonces, la institución municipal les prestó un local y se comprometió a contratarlos para las actividades en el pueblo. A los cuatro años la cooperativa se deshizo, y Pérez formó una sociedad limitada donde continúa con la labor que inició con 30 años en Xarelo.

Socios fundadores de las cooperativas Fungo y Sonaxe, en uno de los locales del centro social de Boiro. / ÓSCAR CORRAL

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana