ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 21 de enero de 2011

China deja atrás a Japón como segunda economía mundial al crecer un 10,3%

La inflación no cede, lo que hace presagiar nuevas medidas de contención

Archivado en:

Mientras Occidente lucha para dejar atrás la crisis, China sigue su avance imparable. La Oficina Nacional de Estadísticas aseguró ayer que el PIB (producto interior bruto) creció un 10,3% el año pasado, hasta alcanzar 39,8 billones de yuanes (4,4 billones de euros), cuando en 2009 lo hizo un 9,2%. En el cuarto trimestre, el aumento fue del 9,8%. El país asiático consolida así su posición como segunda economía del mundo, después de superar virtualmente a Japón -los datos se conocerán en febrero- y situarse en la senda de alcanzar a Estados Unidos; algo que, según algunos economistas, sucederá alrededor de 2020.

China, sin embargo, sigue acosada por el fantasma de la inflación, que en diciembre fue del 4,6%. La cifra es menor que el 5,1% de noviembre, pero muestra que la contención de los precios ha sido menor de lo que se esperaba, lo que hace presagiar nuevas medidas como un endurecimiento en la concesión de créditos y subidas de intereses. La inflación en el conjunto de 2010 fue del 3,3%, cuando el objetivo oficial era que no superara el 3%.

La fuerte actividad china da nuevos argumentos a quienes critican, especialmente en Estados Unidos, que Pekín mantiene artificialmente infravalorada su moneda -el yuan o reminbi- para beneficiar a sus empresas exportadoras. Una reclamación que el presidente chino, Hu Jintao, está teniendo que oír estos días durante su visita a Estados Unidos.

El control de la inflación será una de las grandes preocupaciones del Gobierno este año, dado su potencial efecto de desestabilización social. Pekín ha declarado prioritaria la lucha contra el alza de los precios, especialmente de los alimentos y la vivienda. Desde principios del año pasado, ha incrementado dos veces los tipos de interés y siete veces la cantidad de dinero que deben mantener los bancos en reserva.

Una herramienta adicional en manos de Pekín para contener la inflación y animar la demanda doméstica es un yuan más fuerte. Pero el mismo Hu Jintao ha asegurado que la inflación no es el factor más importante a la hora de determinar la tasa de cambio del yuan. Los analistas esperan que se revalorice un 5% en 2011.

"Actualmente, la economía se encuentra en un periodo crítico de transformación de la fase de recuperación a un crecimiento estable", aseguró Ma Jiantang, responsable de la oficina de estadísticas. Ma afirmó que China redoblará los esfuerzos para modificar el "patrón de crecimiento". Hu recordó ayer en Washington la política fijada por Pekín hace unos años de bascular hacia un modelo más basado en el consumo interno y menos en las exportaciones y la inversión.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana