Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:JAVIER UCEDA | Nuevo presidente de los rectores

"Aún esperamos que la Comunidad pague la deuda"

Al rector de la Universidad Politécnica, Javier Uceda (Madrid, 1954), le espera un año intenso. En 2011 le toca la presidencia rotatoria de la Cruma, la conferencia de rectores de las seis universidades públicas madrileñas. El rector quiere más orden en las reuniones, reclama más financiación y persigue un modelo más colaborativo.

Pregunta. ¿Cuál es su primera propuesta?

Respuesta. Quiero articular algo mejor la manera de trabajar las reuniones, con encuentros mensuales y una agenda abierta con temas que debemos revisar periódicamente y centrados en la coordinación entre universidades.

P. Los rectores han planteado públicamente fusionar carreras entre universidades. ¿Se refiere a eso cuando habla de coordinación?

"Está en riesgo la calidad de la implantación del plan Bolonia"

"Queremos organizar nuevos títulos entre varias universidades"

R. A eso y a organizar juntos estudios nuevos de grado y posgrado. Por ejemplo, la Politécnica prepara un título en Ingeniería Oceánica relacionado con la biología, por lo que podemos colaborar con la Facultad de Biológicas de la Complutense. Respecto a las viejas titulaciones, no hemos avanzado mucho, seguimos pendientes de concretar.

P. Tras el recorte del presupuesto de 2010, que cayó un 3,8% hasta 1.084 millones, los rectores denunciaron el "grave riesgo" para adaptarse al proceso de Bolonia y para la investigación. En 2011, su presupuesto baja un 4,45%, con 1.1036 millones. ¿Sigue el riesgo?

R. El recorte afecta principalmente al gasto corriente y está relacionado con la reducción salarial propiciada por el Gobierno de España. Donde se mantiene la congelación es en el presupuesto de inversiones, que ya se redujo de forma notable el año pasado, con un 75% menos de lo comprometido. Difícilmente podemos mantener o trabajar por la excelencia sin inversión y con ese entorno presupuestario tan restrictivo. Si uno no invierte en equipamientos o edificios, hay un riesgo de cara al futuro.

P. Con los nuevos presupuestos y tras las medidas de ahorro que han puesto en marcha, su situación económica ¿es igual, mejor o peor que la que ponían de manifiesto hace un año?

R. Muy parecida, con el agravante de que es un ejercicio más en ese estado de atonía y en un contexto en el que se ha modificado toda la oferta de titulaciones, lo que hubiera requerido inversiones en recursos humanos, profesores, aulas o laboratorios.

P. ¿Y qué pasará con la adaptación de Bolonia?

R. Está en grave riesgo la calidad con la que se hace el proceso de implantación. Sin recursos, hay dificultades para que elementos relacionados con la metodología y vinculados a la calidad de la educación se puedan acometer. Es mucho más difícil. Se va a hacer, pero con más dificultades, como es obvio.

P. La presidenta de la Comunidad se comprometió en 2010 a ofrecer una estimación de la deuda que tiene con las universidades, a elaborar un calendario de pagos y a empezar en 2010 a abonarlos. ¿Está en marcha esa promesa?

R. No. Reclamamos sobre todo el aumento en pagas extraordinarias tras una modificación legislativa del Gobierno central que requería recursos adicionales a los que se dieron, pero no hemos sabido nada del calendario ni de la cuantía.

P. La Comunidad ha incumplido entonces sus plazos.

R. No me atrevo a calificarlo, pero está claro que aún estamos pendientes de que se nos diga cuál es la posición de la Comunidad y se nos pague. Como ejemplo contrario diré que, en cuanto el Estado aprobó la reducción de sueldos de los funcionarios, la Comunidad la aplicó inmediatamente. Le reclamamos la misma diligencia cuando hay aumento que cuando hay recorte.

P. ¿En qué pueden mejorar las universidades madrileñas?

R. El sistema madrileño es uno de los mejores en nuestro país por sus profesores, grupos y por la reputación de sus graduados. Disponemos de un sistema potente y con enormes posibilidades. No se entendería bien la Comunidad de Madrid sin sus universidades y, en particular, sin sus universidades públicas. Otra cuestión es dónde podríamos estar con otro esquema de financiación o con un plan que potencie el sistema, pero eso es hablar de futuribles.

P. ¿Necesitan las universidades más respaldo de las Administraciones?

R. El futuro de una región como Madrid pasa por disponer de un sistema universitario fuerte que forme profesionales y que contribuya a la generación y transmisión de conocimiento. La Asamblea de Madrid tiene que elegir sus prioridades y fijar los presupuestos en este escenario. La cuestión es qué prioridad da al sistema universitario. Ya hemos dicho que la reducción del presupuesto universitario no debería ser inferior al del conjunto de la Consejería de Educación [que baja un 4,8% este año] o de la Comunidad de Madrid [un 9%]. Cada Administración debe decidir sus prioridades.

P. ¿Considera que las universidades madrileñas son una prioridad para la Comunidad de Madrid?

R. No sabría qué responder a una pregunta tan directa como esa.

* Este articulo apareció en la edición impresa del Miércoles, 12 de enero de 2011