ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

lunes, 10 de enero de 2011
Atentado en EE UU

Un atentado planificado durante meses

La policía halla pruebas de que el ataque a Giffords fue premeditado

Archivado en:

Agentes federales han encontrado en el domicilio de Jared Lee Loughner, el joven de 22 años detenido como presunto responsable de la matanza de Tucson, un sobre guardado en una caja fuerte con diversas notas que respaldarán ante la justicia la tesis según la que el acusado del ataque contra la congresista demócrata Gabrielle Giffords actuó solo y con premeditación. El Gobierno presentó ayer cinco cargos contra Loughner, incluido uno por el intento de asesinato de Giffords. El detenido llevaba meses planificando la muerte de la congresista en un acto público. En el sobre encontrado por el FBI, Loughner había escrito las siguientes frases, tan inconexas como sus mensajes colgados en YouTube: "mi asesinato", "lo planeé previamente" y "Giffords". Entre los otros cargos presentados contra el joven de 22 años está el de asesinato del juez federal John Roll y de la asistente de Giffords, Zimmerman.

El presunto criminal llamó a una compañera de clase "asesina de bebés"

Loughner comparecerá hoy ante un tribunal federal de Phoenix alrededor de las diez de la noche (hora peninsular española), según ha informado el Departamento de Justicia de Estados Unidos. Actualmente, Loughner -que todavía no tiene un letrado que le represente- permanece bajo custodia policial a la espera de que se celebre esta primera vista, en la que le serán leídos los cinco delitos que le imputa la Fiscalía Federal.

Los cuerpos policiales implicados en la investigación revelaron además que Loughner es una persona mentalmente inestable que ya intentó una matanza similar en 2007 y que en los pasados meses había protagonizado numerosos incidentes con las autoridades de la institución educativa en la que había estudiado hasta octubre. El director del FBI, Robert Mueller, llegó ayer a la escena del crimen para gestionar las investigaciones, a petición del presidente Barack Obama. Cooperan en las pesquisas 12 cuerpos policiales.

Mueller confirmó que el objetivo de los disparos de Loughner era la congresista Gabrielle Giffords. También reveló que el FBI tiene pruebas de que intentó otra matanza hace cuatro años. Las autoridades buscaron, durante la mañana de ayer, a un segundo varón que aparecía en unos vídeos de seguridad junto al atacante. Resultó ser un taxista que condujo a Loughner hasta el centro comercial donde disparó a Giffords y a sus acompañantes. El FBI le liberó de cualquier responsabilidad.

Loughner es alguien "mentalmente inestable", según explicó el sheriff del Condado de Pima, Clarence Dupnik. Residía con su familia a ocho kilómetros del lugar del tiroteo. Utilizó para la matanza una pistola semiautomática modelo Glock de nueve milímetros, comprada en noviembre. En el momento de su arresto, el arma estaba cargada con 30 balas. Tenía en su posesión otras tres recámaras. Llevaba también un cuchillo. Cuando empezó a disparar, pasadas las 10 de la mañana del sábado, se hallaba a 4,5 metros de Giffords. Diversos testigos declararon que no apuntó únicamente a la congresista, sino que disparó una ráfaga a ciegas.

El FBI ha intentado interrogar a Loughner, pero el detenido no está cooperando con la investigación y se ha acogido a su derecho a no autoincriminarse. En Internet, sin embargo, ha dejado un nutrido rastro de vídeos y mensajes escritos en los que expresa ideas extravagantes sobre control mental, la posibilidad de crear nuevos lenguajes y el analfabetismo de sus vecinos.

Según asegura Loughner en su perfil de YouTube, entre sus libros favoritos se cuentan El Manifiesto comunista y Mi Lucha, de Adolf Hitler. En sus vídeos asegura que intentó alistarse en el Ejército, pero fue rechazado, algo que confirmó el Pentágono. El 15 de diciembre parecía prever que iba a ser abatido en su matanza, dado que tituló un vídeo publicado ese día como Mis pensamientos finales, que incluye textos carentes de sentido lógico: "El Gobierno aplica control mental y lavados de cerebro sobre sus ciudadanos mediante el control de la gramática".

El atacante estudió entre 2005 y 2010 en el colegio universitario del Condado de Pima. Sus gestores han confirmado que Loughner abandonó la institución en octubre tras diversos altercados en el campus y ser amonestado varias veces.

Sus compañeros de clase narraron ayer un incidente relativamente reciente en que Loughner había llamado a una compañera de clase "asesina de bebés" cuando esta leyó un poema sobre un aborto. Una ex compañera de clase, Caitie Parker, escribió en Twitter: "Era, políticamente, un radical y conoció a Giffords una vez antes de 2007. Me dijo de ella que era estúpida y poco inteligente".

Jared Lee Loughner.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana