Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
El tercer año de crisis

La inflación roza el 3% al cierre de 2010

La subida del petróleo y del impuesto al tabaco aceleran el índice de precios al consumo en diciembre - El alza de las tarifas anticipa otro repunte en enero

En las gasolineras y los estancos se había hecho notar. Desde hace tres días se aprecia en los billetes de trenes, autobuses y metro. Y de inmediato impactará en los recibos de gas y luz. El cóctel de subidas de impuestos, encarecimiento de las materias primas y tarifazos ha reactivado la inflación en el paso de 2010 a 2011. Y el avance del índice de precios de diciembre traduce a números lo que se ha convertido en conversación recurrente. Según los datos ofrecidos ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), los precios aumentaron un 2,9% al cierre de 2010. Un panorama de altos precios y casi nulo crecimiento económico es de lo más indeseable.

Lo que publicó ayer el INE es el avance del índice armonizado de precios, que se usa en la comparación con otros países de la UE. Si los datos se confirman, el índice reflejaría un aumento de siete décimas (del 2,2% al 2,9%) respecto a la tasa interanual de noviembre. Este índice tiene una composición muy similar a la del Índice de Precios al Consumo (IPC), la referencia habitual para medir la inflación en España. En noviembre el IPC se quedó en el 2,3%, con lo que un incremento de la misma magnitud acercaría la inflación al 3% en diciembre. Habrá que esperar aún dos semanas para corroborarlo con datos oficiales.

Un panorama de altos precios y nulo crecimiento es de lo más indeseable

Los expertos creen que el IPC no se moderará hasta el segundo semestre

Lo que sí se puede afirmar ya es que el empujón a los precios en el tramo final de 2010 sitúa la inflación en su nivel más elevado desde noviembre de 2008. Entonces, los precios empezaban a desinflarse tras una brutal escalada de las materias primas, que coronó en julio de aquel año con el petróleo rozando los 150 dólares por barril y la inflación en una tasa interanual del 5,3%.

La crisis económica mundial rebajó la tensión en los mercados de materias primas, pero tras año y medio de pausa, vuelven a tener un papel protagonista en la formación de los precios. "La subida de los productos energéticos se ha situado por encima de nuestras expectativas", concede María Jesús Fernández, de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas). "En diciembre, el barril de petróleo rondó los 70 euros, que es un 36% más que en el mismo mes del año anterior. Es un incremento sensiblemente mayor que el que se produjo en noviembre", destaca Xavier Segura, economista jefe del servicio de estudios de Caixa Cataluña.

El otro factor que explica el acelerón de los precios en diciembre es la subida en un 7,3% del impuesto al tabaco, que el Gobierno aprobó en la primera semana de diciembre. El Instituto Flores de Lemus, adscrito a la Universidad Carlos III, evalúa el impacto del recargo fiscal en un repunte de dos décimas en el IPC, una estimación que comparten los expertos de Funcas y Caixa Cataluña. A diferencia de otros sectores, la industria tabaquera traslada en su totalidad el impacto del impuesto a los consumidores.

Todos dan por descontado que la subida de precios se prolongará en el arranque de 2011. El petróleo ha estrenado el año con una cotización superior a los 95 dólares (72 euros). En la gasolina pesa además el recargo fiscal aprobado a mediados del año pasado. La escalada de otras materias primas, como el cobre, se deja notar en el comportamiento reciente de los precios de los bienes industriales no energéticos. Y queda por despejar la duda del impacto del alza de los cereales, cuyos precios se han duplicado en el último año. A diferencia de lo que ocurrió en 2008, las organizaciones empresariales se resisten a oficializar esas subidas, una práctica que originó la apertura de varios expedientes por las autoridades de Competencia para investigar supuestos pactos empresariales.

En enero, además, el índice de precios reflejará otro incremento por las apreciables subidas de la tarifa de la luz (9,8%), el gas natural (4%), los billetes de tren (3%) y otros transportes públicos. "Creemos que, por lo menos, el IPC de enero aumentará en tres décimas por estas decisiones", anticipa Xavier Segura.

Con el dato de cierre de diciembre, el promedio de la inflación interanual en 2010 (la media de los índices de los 12 meses) se queda en el 1,8%. La comparación con el alza salarial que registran los convenios (ligeramente por encima del 1%) revelan una pérdida de poder adquisitivo para la mayoría de los trabajadores. Una tendencia que también se prolongará en 2011.

"La inflación estará por encima del 3% en la primera parte del año, pero luego se irá moderando progresivamente", señala María Jesús Fernández, que vincula ese comportamiento a la evolución de las cotizaciones del petróleo. Los expertos también coinciden en que la debilidad del consumo contribuirá a contener la subida de precios de la mayoría de bienes y servicios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de enero de 2011