Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rouco anima a las familias a ser cristianas para salvar Europa

El cardenal critica el aborto y la eutanasia ante miles de fieles en Madrid

Quizá fue un lapsus, quizá no, que el Papa, al saludar vía satélite desde la plaza de San Pedro vaticana, se refiriera a "la manifestación" de Madrid, cuando lo que oficialmente se celebraba era una misa o una fiesta por las familias cristianas. Un evento que el arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, convoca por cuarto año consecutivo. El también cardenal aseguró en su homilía que el aborto (legal desde 1985 en España, libre en las 14 primeras semanas desde 2010) y la eutanasia (ilegal) son manifestaciones de una crisis "más honda" que la económica o política. "Siempre que se cuestiona y/o se niega la verdad del matrimonio (...) las consecuencias negativas no se hacen esperar. Se ciegan las fuentes de la vida con la práctica permisiva del aborto. Se banaliza la eutanasia", dijo ante decenas de miles de fieles, algunos llegados de Polonia, Portugal, Italia..., familias de esposa y marido que solo diferían en el tamaño de la prole. A la cita, bajo el lema La familia cristiana, esperanza para Europa, asistieron también el presidente del Pontificio Consejo para la Familia, el cardenal Ennio Antonelli, y medio centenar de obispos. Asistió ayer un millón de personas, según los organizadores, que en 2007 hablaron de dos millones.

El arzobispo de Avignon (Francia), Jean Pierre Cattenoz, fue contundente. Animó a los presentes a enfrentarse a la "cultura de la muerte", a tener el "coraje de decir no a lo que ataca y desfigura" la familia, a la introducción "insidiosa" de la teoría de género, al rechazo del don de la vida, al matrimonio homosexual, al derecho al aborto y a la eutanasia "rampante", informa Europa Press. El cardenal Rouco, que no mencionó al Gobierno socialista, recordó lo esencial que está siendo la familia para "incontables" españoles que se han quedado en paro. Y dibujó un panorama desolador. Les dijo a sus correligionarios que están "ante un reto formidable" porque Europa vive "una de sus horas más complejas y dramáticas", con una sociedad que envejece y una "crisis demográfica imparable". Y les recomendó afrontar "sin miedo la responsabilidad histórica de vivir el matrimonio y la familia cristianamente con la fortaleza de la fe".

Benedicto XVI instó a las familias, en castellano, a ser "auténticos santuarios de fidelidad, respeto y comprensión".

Antonio y su esposa, Lourdes, acudieron con cuatro de sus cinco hijos. "Estamos aquí porque hay que defender la familia cristiana a muerte", explicó él. ¿Defenderla de qué? "De la sociedad actual, del aborto, del divorcio, de la eutanasia". Y Carlos, un adolescente con seis hermanos, se decía víctima de ataques constantes: "En el instituto me gritan ¡Sois como conejos! ¿Qué sois, del Opus, de una secta?". Explicó que no es nada de eso. "Somos del Camino Neocatecumenal", un movimiento liderado por Kiko Argüello, que como director de los cánticos fue el tercer protagonista junto al Papa y a Rouco.

El PSOE subrayó, en declaraciones a Efe de la dirigente Elena Valenciano, su apoyo a "la familia plural, basada en la igualdad y la libertad". Una diversidad que "la jerarquía católica no entiende porque es muy misógina".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 3 de enero de 2011