ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

viernes, 31 de diciembre de 2010
El impacto de la crisis en las familias

Subida de tarifas y congelación de rentas para un año más difícil

Muchas familias verán mermado su poder adquisitivo, mientras se enfrentan a costes más altos en servicios básicos, como la luz

EL PAÍS

Para las economías de millones de hogares, 2011 no será un año más. Ni siquiera un mal año. Será un ejercicio todavía más difícil. Nunca en la historia reciente habían coincidido tal cúmulo de noticias negativas para el consumidor y el contribuyente medio. Subidas de tarifas generalizadas y por encima de la inflación (ahora en el 2,3%) de servicios esenciales como la luz o el transporte, se verán acompañadas de recortes sociales y fiscales en un marco de crisis general, con salarios y pensiones congelados o a la baja, y siempre la amenaza del paro.

Para quien tome decisiones tan esenciales como comprarse un piso o tener un hijo, el castigo será mayor. La eliminación de la desgravación de la vivienda para los ingresos medios, vigente desde hace décadas -desde la introducción del IRPF-, y la supresión del cheque-bebé -con tan solo tres años de vida- les privarán de hasta 4.000 euros al año.

Los parados con ayuda de 426 euros podrán agotarla durante 2011

Los niños nacidos desde enero no vendrán con 2.500 euros bajo el brazo

El salario mínimo se eleva un 1,3% y se sitúa en 641,4 euros al mes

La mayoría de las pensiones y la paga de los funcionarios no se revalorizan

No le irá mejor a los más desfavorecidos. La congelación de la mayor parte de las pensiones y la subida real del 1% para las más bajas supone un riesgo serio de que se deteriore el poder adquisitivo de los jubilados con menos ingresos. Peor aún les irá a los parados que hayan agotado su prestación, que no tendrán ya la ayuda de 426 euros de la que disfrutaban en 2010, en un horizonte en el que hasta el mismo Gobierno reconoce que la creación de empleo será mínima.

Los 2,6 millones de trabajadores al servicio de las distintas Administraciones públicas sufrirán el mayor recorte de su poder de compra. A la rebaja del 5% en sus salarios que se les aplicó en junio pasado, se sumará la congelación para este año.

- Salario mínimo. El Consejo de Ministros sorprendió ayer decretando una subida del salario mínimo (SMI) del 1,3%, tres décimas más de lo que el Ministerio de Trabajo había avanzado. Con este aumento el SMI queda en 641,4 euros mensuales. A falta de poco más de un año para acabar la legislatura, se antoja imposible que el Gobierno pueda cumplir la promesa electoral de llegar a 800 euros en 2012.

La corrección al alza del Gobierno no contentó a los sindicatos. Ellos habían reclamado por carta que el aumento fuera del 8% para que el Ejecutivo pudiera cumplir su promesa electoral. Para CC OO, tanto la subida del SMI como la de las pensiones mínimas (1%) "son una mera coartada para ajustar simbólicamente ambas prestaciones y tratar de confundir, sin conseguirlo, a la ciudadanía". Por su parte, UGT atacó con dureza al definir la subida como "injusta e insuficiente".

No obstante, esta subida del SMI está en línea con la marcada por los convenios hasta el pasado noviembre, último con datos conocidos. Hasta el pasado mes la media pactada era del 1,29%. La debilidad que los precios mostraron en 2009 y a comienzos de año tiró a la baja de los salarios, que hasta bien entrada la crisis han sorprendido por la fuerza con la que crecían.

Los funcionarios, por su parte, no verán este año aumentar sus salarios, pese al recorte del 5% del pasado junio. De esta forma, los funcionarios perderán poder adquisitivo por partida doble: primero con el recorte y segundo con la congelación.

Por lo que respecta al indicador público de renta de efectos múltiples (IPREM), un índice utilizado para determinar el acceso a las ayudas sociales, prestaciones, subsidios y becas, ha quedado congelado en 532,5 euros mensuales.

- Pensiones. En 2011, la mayoría de los 8,7 millones de pensionistas que hay en España tendrán congelada su renta. No así las mínimas que subirán apenas un 1%. Pueden llevar a confusión las palabras del presidente del Gobierno ayer en las que afirmaba que la mayoría de pensiones se revalorizaban un 1,3% y que los más de tres millones de perceptores de pensiones mínimas verían subir su paga en un 2,3%.

En realidad, Zapatero hablaba del mecanismo que dicta la ley para impedir que los pensionistas pierdan poder adquisitivo. En 2010 la subida de las pensiones fue de un 1%. Pero en noviembre, mes utilizado de referencia, la inflación se situó en el 2,3%. Eso obligó a la Seguridad Social a revisar y compensar el aumento decretado de comienzos de año. Así, en enero todos los pensionistas recibirán una paga que Zapatero cifró en una media de unos 120 euros y verán como la diferencia de 1,3 puntos se consolida en 2011. De ahí que Zapatero puediera hablar ayer de revalorización, pero no de aumento. En conclusión, las pensiones de 2010 mantienen el poder adquisitivo al subir en línea con la inflación y la mayoría de las de 2011 se congelan.

El presidente anunció la congelación el pasado mayo, cuando detalló el ajuste fiscal, pero es ahora cuando entra en vigor. La medida de ajuste, la más dura junto con el recorte medio de un 5% del salario de los funcionarios, le ha costado al Gobierno la reprimenda del Pacto de Toledo en una de las recomendaciones que esta comisión ha aprobado para la futura reforma del sistema de pensiones.

- Ayuda a los parados. A partir de febrero, los parados que pierdan la prestación o el subsidio dejarán de tener derecho a cobrar una paga mensual de 426 euros que se disfrutaba durante medio año. Tras casi dos meses jugando al gato y al ratón entre los Ministerios de Economía y Trabajo con el futuro del llamado oficialmente Programa Temporal de Protección por Desempleo e Inserción, a comienzos de diciembre el propio Zapatero anunció su final. El Ministerio de Trabajo ha afirmado que llegado el momento sustituirá este subsidio por otro, pero todavía no ha concretado los detalles.

Desde agosto de 2009, los parados que pierden la prestación o el subsidio tenían derecho a 426 euros. El Gobierno prorrogó este programa, que finaliza en febrero, dos veces más. El fin del derecho no implica que quien lo esté cobrando en ese momento deje de cobrarlo. Lo percibirá hasta que consuma los seis meses previstos. Lo que implica es que quienes en febrero ya no puedan cobrar el paro, no podrán solicitar los 426 euros.

- 'Cheque-bebé'. Los niños que hayan nacido a partir de las cero horas del 1 de enero vendrán con 2.500 euros menos bajo el brazo. Desaparece una de las medidas estrella de la última campaña electoral de Rodríguez Zapatero. Tres años y siete meses después de su aprobación, el Gobierno ha eliminado el cheque-bebé, la prestación de 2.500 euros por nacimiento o adopción que se otorga a todas las familias españolas o con residencia legal en España.

Planta solar fotovoltaica en Cintruénigo, Navarra.

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana