ArchivoEdición impresa

Acceso a suscriptores »

Accede a EL PAÍS y todos sus suplementos en formato PDF enriquecido

jueves, 30 de diciembre de 2010
La reforma de las pensiones

El Pacto de Toledo excluye la edad de jubilación de su propuesta final

La comisión aprueba 21 recomendaciones por 36 votos a favor y 2 en contra

La reforma de pensiones cerró ayer un capítulo. La comisión parlamentaria del Pacto de Toledo aprobó sus recomendaciones al Gobierno sobre la reforma. Lo hizo sin consenso. No obstante, a primera vista parece que hay un amplio acuerdo. El dictamen final contó con el apoyo del PSOE, PP, CiU y PNV (36 votos), y con el voto en contra de IU-ERC y Grupo Mixto (2), representado por el BNG. Pero esta realidad tiene mucho de apariencia. Los grupos políticos, excepto el PSOE, han negado al Ejecutivo el aval para llevar adelante su principal propuesta: retrasar la edad legal de jubilación de 65 años a 67.

"La comisión constata que no se ha alcanzado acuerdo alguno en materia de edad de jubilación". Con esta fórmula inédita (que como el resto del dictamen tendrá que ratificarse el 25 de enero en el pleno del Congreso), el Pacto de Toledo ha aplazado el principal escollo con el que el proyecto de reforma que el Gobierno presentará el próximo 28 de enero se encontrará en el Parlamento, que contemplará el retraso a los 67 años de la edad legal de retiro. Y eso pudo verse ayer.

El dictamen final del Congreso llegará al pleno el 25 de enero

Los grupos aconsejan que los huérfanos cobren hasta los 25 años

El portavoz del Partido Popular, Tomás Burgos, anunció que su grupo presentaría un voto particular "que pide que no se retrase la edad de jubilación". El PNV lamentó que el Gobierno se haya obcecado en este punto. En cambio, los nacionalistas catalanes de CiU, que de entrada rechazan este punto, sí que muestran una posición más abierta a la negociación. IU, por su parte, mostró su oposición al resultado final. "No comparto la sinfonía, ni la interpretación de la sinfonía", zanjó Gaspar Llamazares, portavoz de la coalición. Más amplio fue el acuerdo si se deja al margen la edad legal de jubilación. Esto sirvió a varios portavoces, Burgos y Emilio Olavarría (PNV), para advertir al Gobierno de que tuviera en cuenta las recomendaciones aprobadas. Algo que garantizó la portavoz socialista, Isabel López.

Las 21 recomendaciones aprobadas anticipan el camino por donde irán los puntos más importantes, junto al retraso de la edad legal de jubilación, de la reforma:

- Periodo de cómputo. En la actualidad, la pensión se calcula sobre la base de las cotizaciones de los últimos 15 años de la vida laboral. La comisión parlamentaria, de forma ambigua, abre la puerta a que se amplíe este periodo. Los grupos políticos no han concretado cuánto tiempo debe abarcar el nuevo periodo, pero en el Gobierno se contempla llevarlo hasta los 20 o 25 años. El efecto de esta medida supone un recorte sobre las pensiones futuras.

- Prejubilaciones y jubilación anticipada. El principal objetivo de la reforma es aumentar la edad real de jubilación que ahora está en 63 años y cuatro meses. Uno de los caminos para lograrlo es poner coto a las prejubilaciones. La comisión propone incentivar la permanencia en el puesto de trabajo de los empleados mayores de 55 años. Otra vía es evitar la jubilación anticipada, salvo para aquellos colectivos con trabajos penosos, peligrosos o insalubres. También propone el Pacto de Toledo impulsar el retraso voluntario de la jubilación con más incentivos de los que hay en la actualidad. Sin concretar, se proponen medidas fiscales o aumentos en la pensión futura.

- Actualización anual. Hasta ahora, el criterio seguido para actualizar cada año las pensiones ha sido la evolución de los precios. En esta tercera edición del Pacto de Toledo, los grupos recomiendan que se tomen otros indicadores, como la evolución de los salarios, la de la economía o la marcha de las cotizaciones a la Seguridad Social. También pretende evitarse que si las pensiones suben más que los precios, esta mejora se consolide en el futuro, con la consiguiente mejora del poder adquisitivo de los pensionistas (algo que sucedió en 2009).

Además, para que hubiera un acuerdo en esta recomendación, el PSOE ha tenido que aceptar que se afeara al Gobierno su decisión de congelar las pensiones para el próximo año. Algo también inédito en la historia del Pacto de Toledo.

- Viudas y huérfanos. La comisión incide en una de las recomendaciones de 2003, "la reformulación integral de las prestaciones por muerte y supervivencia". Es decir, las pensiones de viudedad. La propuesta supone mejorar las pagas que reciben los mayores de 65 años, en muchos casos al borde de la pobreza. La recomendación más concreta del Pacto de Toledo atañe a las pensiones de orfandad: que el huérfano pueda cobrarlas hasta los 25 años, ahora es hasta los 24.

- Fondos de pensiones privados. Ya es un clásico que el Pacto de Toledo recomiende la suscripción de planes privados de pensiones (individuales o colectivos) para que el pensionista no pierda mucho poder adquisitivo al jubilarse. Para impulsar la contratación de este tipo de productos financieros, la Comisión reclama al Gobierno un tratamiento fiscal más favorable.

- Aumento de pensiones y cotizaciones máximas. Para que haya mayor correspondencia entre lo cotizado y la pensión, una de las propuestas es aumentar los topes de las pensiones máximas.

Los miembros de la comisión del Pacto de Toledo, durante la reunión de ayer. / ULY MARTÍN

Atención al cliente

Teléfono: 902 20 21 41

Nuestro horario de atención al cliente es de 9 a 14 los días laborables

Formulario de contacto »

Lo más visto en...

» Top 50

Webs de PRISA

cerrar ventana